¡Felicidades a todos los monumentos de la República Checa!

¡Felicidades a todos los monumentos de la República Checa!

Preguntas, ¿por qué? Pues el día 18 de abril es el Día Internacional de los Monumentos.

HomeNuevo¡Felicidades a todos los monumentos de la República Checa!
„Su día” lo celebran todos los monumentos de todo el mundo así que los monumentos de la República Checa merecen „su fiesta” también. Nada importa si se trata del monumento del Patrimonio de la UNESCO o simplemente de un monumento popular checo. Todos merecen nuestra admiración, protección y elogio. La República Checa tiene una gran riqueza de monumentos por lo que resulta imposible mencionarlos a todos. Así que nos hemos permitido el lujo seleccionar aquellos que resaltan entre otros por alguna razón.

Los más populares

El monumento más popular es sin lugar a dudas el Castillo de Praga. A parte de las visitas al Palacio Real Antiguo, a la majestuosa Catedral de San Vito,  a la pintoresca Callejuela de Oro o a la Pinacoteca, se aprecian excelentes vistas a Praga desde el Castillo y los paseos tranquilos y románticos por los jardines del Castillo.  Del Castillo se llega fácilmente a la colina de Petřín  con el Mirador, la pequeña copia de la Torre Eiffel. El Castillo de Praga es el conjunto de monumentos más grande del mundo por lo que se merece como mínimo un día de visita.  

Los turistas tienen ganas de conocer nuevos lugares. Así muchos de ellos cogen el autobús para ir a Český  Krumlov en la Bohemia de Sur y visitan el castillo renacentista romántico, una joya del pueblo de cuento.

El castillo noble Loket se encuentra cerca de la ciudad balnearia Karlovy Vary, en  la Bohemia del Oeste. El castillo sirvió de arresto domiciliario del futuro Rey Checo y Emperador Romano Carlos IV.

Los más antiguos

El castillo más antiguo del país es Přimda. Se encuentra cerca de la frontera con Alemania. Se dice, que se construyó en 1121 para que un malvado margrave pudiera esconder a Helena, la hija del emperador. El único acceso al castillo era entre las copas de los árboles. Hoy hay entrada común. 
Cuando el Castillo de Praga  era aún una fortaleza, la ciudad de Mělník en la confluencia de los ríos Elba y Moldava ya tenía su castillo fortificado, hoy del estilo renacentista - barroco. El casillo lo heredaban las reinas checas en la época de Carlos IV.

Otros castillos muy antiguos del país son Křivoklát, Blatná y Český Šternberk cuya construcción resultó la más complicada de la época en las tierras checas. 

Los más hermosos

La belleza es cuestión de gusto. El castillo  Bouzov, la joya de la Moravia Central, a pesar de su „belleza” no pertenece a los castillos más visitados del país. Sin embargo, para los cineastas y las almas románticas es el lugar idóneo. 

El conjunto de Lednice-Valtice, inscrito ya veinte años en la Lista del Patrimonio de la UNESCO, se encuentra en la Moravia del Sur. Es el recinto único de construcciones históricas delicadamente insertas en su marco natural, muy popular sobre todo por los aficionados a bici.

La región de Bohemia del Sur también tiene algo para admirar: el castillo fabuloso en Hluboká nad Vltavou, abierto durante todo el año por la gran demanda de visitantes. 

Los más pintorescos

Si ante los majestuosos castillos prefieres la magia del detalle, apreciarás el pequeño pueblo Holašovice en el Sur de Bohemia. Lo encontrarás cerca de Český Krumlov mencionado más arriba. Holašovice representa el estilo barroco rural; está inscrito en la lista de la UNESCO.

En nuestra lista de los monumentos no puede faltar el pintoresco palacete cerca de los estanques en la ciudad de Třeboň, Červená Lhota.  No atrae tanto por su extensión sino por su apariencia: la llamativa fachada roja del castillo ubicado en el centro del estanque. 

Muy pintorescas son las casitas del Museo etnográfico al aire libre de Rožnov pod Radhoštěm que es el más grande y más antiguo en Europa Central. Puede visitarse el pueblo de madera, pueblo valaco y valle del molino donde podrás ver cómo se vivía y trabajaba anteriormente.

Los más misteriosos

También hay aquellos monumentos que pueden visitar sólo los valientes, que no tienen miedo de infierno, fantasmas ni esqueletos.

El castillo Houska al norte de Praga es uno de ellos: nadie sabe quien lo construyó  ni por qué.  Muy  extraña resulta solamente una roca debajo del castillo. Se dice, que debajo del castillo hay puerta al infierno que protege un monje espantoso por lo que nadie aún no ha podido encontrar la puerta. Todos lo intentan y buscan, por ahora sin éxito...

Los fenómenos sobrenaturales no hay que buscar, aparecen por sí mismos en la Iglesia de San Jiří en Lukov. Los fantasmas de yeso están en la entrada, sentados en los bancos. Más bien atraen que desvíen a los turistas de la visita. ¿Ya que hay otro lugar dónde es posible hacerse la foto con un fantasma?

El Osario en Sedlec, cerca de Kutná Hora, es otro lugar solo para los más valientes. La capilla está  „adornada” de los huesos humanos. Mirar los candeleros o los escudos hechos de huesos no siempre resulta a ser una experiencia agradable...así que ¡mucho ánimo!