10 castillos y palacios más bellos en la República Checa

10 castillos y palacios más bellos en la República Checa

Castillos y palacios de belleza espectacular

10 castillos y palacios más bellos en la República Checa
Fortalezas inconquistables, palacios fabulosos y ostentosas residencias de verano incrustadas en enormes parques paisajísticos. Sin lugar a duda, la República Checa es un “país de castillos y palacios”. ¡En total hay casi 3.000! Están construidos en lugares espectaculares; rocas, pendientes forestados y se yerguen sobre meandros de ríos. No olvides de visitar alguno (o varios) de estos bellos sitios históricos.

1.Castillo Karlštejn



El castillo más visitado en la República Checa es el castillo Karlštejn que se encuentra a tan solo treinta minutos de viaje en automóvil desde Praga. El Castillo Karlštejn se yergue en la colina forestada en la reserva natural Český kras. El castillo fue construido en el siglo XIV, para el Rey de Bohemia y Emperador Romano Carlos IV con el fin de guardar allí los tesoros reales, las colecciones de reliquias sagradas y las joyas de coronación. Según una de las leyendas, el castillo Karlštejn debía servir solo para las necesidades seculares y espirituales del Rey Carlos IV y estaba prohibida la entrada de mujeres al castillo.  

2.Palacio Lednice


 
El Área de Lednice y Valtice está inscrita en la lista de la UNESCO y se conoce bajo el apodo Jardín de Europa. En el transcurso de los siglos se ha creado aquí un parque que está lleno de plantas leñosas preciosas, obras románticas pequeñas, estanques, obras románticas pequeñas y también incluye dos palacios.  El palacio Lednice representa una joya de esta área, ya que a la vez es uno de los palacios más bellos de la era neogótica inglesa en Europa. Al visitar sus habitaciones ostentosas podrás ver muebles maravillosos, una singular escalera de madera y pinturas preciosas. Reserva bastante tiempo para esta visita porque hay mucho que ver también en el jardín, por ejemplo el invernadero francés con palmas y un minarete de 60 m de altura.

3.Castillo Bouzov


 
Bouzov es un maravilloso castillo medieval en Moravia, cerca de la ciudad Olomouc. Fue construido en el siglo XIII. Al final del siglo XIX se sometió a una reconstrucción extensa, fue convertido en una residencia romántica con puente levadizo, almenaje, ventanas saledizas y ballesteras. Su aspecto es tan idílico que su área fue utilizada para rodar numerosas películas, cuentos checos, por ejemplo, o la serie de la compañía Netflix “Cara para el Rey”.  

4.Palacio Nové Město nad Metují



En el norte de Bohemia, en la linda plaza de Nové Město nad Metují, encontrarás un interesante palacio con jardín. Al principio del siglo XX, el palacio barroco, ya bastante deteriorado, fue reconstruido y adquirió tales adelantos técnicos como la calefacción centralizada, energía eléctrica, teléfono, ascensor montaplatos y ascensor personal. En el jardín hay un puente muy bello que es obra del arquitecto Dušan Jurkovič quién también diseñó las obras populares románticas sitas en Pustevny de Moravia. En el jardín hay varias esculturas de enanos las cuales son más bien caricaturas del dueño y su servidumbre.  

5.Palacio Hradec nad Moravicí


 
Fíjate de la puerta de entrada de este castillo romántico. Es muy similar a la puerta del palacio de Disney. Por eso algunas personas suelen denominar Hradec nad Moravicí el Palacio de Disney moravo. Esta residencia se encuentra cerca de Opava, en medio de una hermosa naturaleza. Una serie de personalidades famosas han visitado el palacio, por ejemplo el compositor de música L. van Beethoven. La región se volvió popular también por el programa de cría de ovejas merino. El zar ruso Alejandro I. se las llevó a su país. Las manadas de aquí sirvieron como base para las manadas en Australia.

6.Palacio Hluboká nad Vltavou


 
Este fabuloso palacio de color blanco en el sur de Bohemia es rodeado por un jardín perfectamente arreglado. El Palacio Hluboká fue construido acorde al modelo del castillo inglés Windsor. El palacio tiene más de 140 habitaciones y 11 torres. En varios circuitos de visita conocerás salas con revestimiento tallado, techos artesonados, muebles elegantes, lámparas araña de cristal y enormes colecciones de cuadros, plata, porcelana y  tapices. 

7.Castillo Bítov


 
Este castillo gótico en el sur de Moravia fue reconstruido en el estilo romántico del siglo XIX. Se yergue sobre la afluencia cercana de los ríos Dyje y Želetavka. La posición del castillo Bítov es espectacular, ya que se encuentra en el pendiente forestado sobre la represa Vranovská. En la era de la primera república, aquí se encontraba uno de los parques zoológicos privados más grandes en Europa. El propietario del castillo, el barón Jiří Haas de Hasenfels, gustaba no solo de animales vivos sino también de  los disecados y actualmente su colección de perros está inscrita en el Libro de los Récords de Guiness.

8.Palacio Hrubá Skála


 
Hrubá Skála en Český ráj es un palacio que ofrece una de las vistas más bellas en la República Checa. El palacio se yergue en la cima de una roca de arenisca, a unos 6 km al sudeste de Turnov, en Bohemia de Norte. El palacio fue construido en el siglo XIV y hoy día funciona como hotel y restaurante. Puedes salir desde el castillo a un lindo paseo por el laberinto der ocas y disfrutar de una vista excelente al geoparque de la UNESCO.

9.Palacio Litomyšl


 
Maravillosa decoración con esgrafiados, maravillosos hastiales, arcadas elegantes, jardines románticos y zona subterránea misteriosa. Gracias a todos estos atributos, el palacio Litomyšl en Bohemia del Este fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Esta residencia representativa de los Pernstein fue reconstruida en el siglo XVII en el estilo del renacimiento italiano, como regalo para la esposa. El palacio Litomyšl es uno de los prototipos más bellos del estilo de renacimiento en Bohemia donde se ha conservado un singular teatro familiar del año 1797.

10.Palacio Orlík


 
El Palacio Orlík se encuentra entre Bohemia de Sur y Bohemia Central, en un saliente rocoso que en tiempos remotos se erguía como un nido de águila, en lo alto, arriba del valle del río Moldava. Hoy día es rodeado por el agua de la represa Orlická přehrada. El castillo de primer gótico servía como aduana donde se cobraba el impuesto por navegar por el río y posteriormente pasó a ser propiedad de la familia de los Schwarzenberg que remodelaron el castillo. Desde el castillo se puede hacer una interesante excursión en barco al castillo Zvíkov y de vuelta.