Becherovka: La decimotercera fuente de ingresos de Karlovy Vary

Becherovka: La decimotercera fuente de ingresos de Karlovy Vary

Licor checo tradicional de hierbas, fabricado por la empresa Jan Becher en los balnearios de Bohemia del Oeste.

HomeNuevoBecherovka: La decimotercera fuente de ingresos de Karlovy Vary
El Becherovka de Karlovy Vary es hoy en día el licor más comercializado en el segmento de licores amargos de hierbas y se le reconoce muchas veces como “La decimotercera fuente medicinal de Karlovy Vary”. La producción de Becherovka representa aproximadamente 8 millones de litros al año y el licor se exporta a unos 40 países del mundo. ¿Deseas conocer más acerca de esta legendaria bebida checa que se fabrica a partir de 20 tipos de hierbas, con una receta que aún sigue siendo secreta? Visita el Museo de Jan Becher en Karlovy Vary.

El museo siempre ofrece una degustación  

El Museo de Jan Becher  se encuentra en Karlovy Vary, donde se ubica la antigua fábrica Becherovka que fue construida en el año 1867. Más de 60.000 turistas visitan este sitio al año. En la visita interactiva podrás conocer el singular Bechero-conducto, las botellas, etiquetas y también barricas antiguas donde se dejaba añejar el licor.  A parte de una exposición de objetos históricos relacionados con Becherovka, en esta visita podrás ver  algunos de los espacios de producción y bodegas originales, también disfrutarás de una película muy singular que fue rodada por los hermanos Caban para  la empresa Becherovka, en el bar del museo degustarás diversas especialidades. ¿Deseas vivir en primera persona el ambiente tan genial que reinaba en los “Vary de Becher” hace 200 aňos? En el mismo centro de Karlovy Vary han creado una zona muy especial que se llama Becherplatz. Allí te sentirás como en una plaza del siglo XIX. Relájate bebiendo café en una cafetería diseñada en el estilo de la época, compra un souvenir en alguna de las tiendas locales, camina por las escaleras de roble que te llevarán directamente al restaurante con cervecería Carlos IV.  

¿Algo más por visitar?

La obra más destacada que marcaba el límite  del famoso barrio de villas Westend en Karlovy Vary antes de la primera guerra mundial es la Villa Becher que fue construida por Gustav Becher. Hoy día es donde reside la galería interactiva de artistas plásticos jóvenes. No olvides visitar también el famoso Becher´s Bar. El famoso bar equipado en el estilo inglés del siglo XIX se encuentra en el espacio subterráneo del Grandhotel Pupp y ofrece una gastronomía muy especial y una extensa variedad de cocteles hasta el amanecer. ¿Deseas saber cómo se prepara la fórmula secreta de hierbas, los procesos químicos que se aplican en la fabricación de Becherovka o deseas conocer a la persona que conoce esta singular receta? Si es así, visita la nueva fábrica de Becherovka ubicada en el barrio Bohatice de la ciudad de Karlovy Vary. Allí te revelarán una parte del secreto de esta legendaria bebida checa.  

El nacimiento de Becherovka

Josef Vitus Becher (1769-1840), un comerciante de mucha experiencia, participó en la creación del licor Becherovka. Este comerciante que vendía especies y condimentos alquiló una licorería en la ciudad en 1794 y comenzó a experimentar con licores. En 1805 adquirió de manos del doctor inglés Christian Frobrig la receta de un nuevo licor. Josef Becher  estuvo dos años ensayando la receta y posteriormente, comenzó a vender el licor English Bitter para tratar enfermedades del estómago. La familia del fundador comenzó a exportar Becherovka durante la primera mitad del siglo XIX – en el año 1834 se vendía en Szczecin, un año después, en Viena y Munich; en 1838 llegó a París. En el año 1934, después de acabarse la prohibición, Becherovka logró entrar en EE.UU. y cuatro años después en Inglaterra. El hijo de Josef Becher, Johann Nepomuk Becher, es considerado el verdadero fundador del imperio de licor. A lo largo de casi 40 años estuvo desarrollando la producción de Becherovka y en el año 1867 trasladó la producción creciente de Becherovka a la nueva fábrica en  Steinberky. Hasta el día de hoy encontrarás la firma del señor Jan en cada botella de Becherovka confirmando así la calidad y el sabor tradicional.