Brinda por el fin del verano. Como no podría ser de otra manera, ¡hazlo con cerveza!

Brinda por el fin del verano. Como no podría ser de otra manera, ¡hazlo con cerveza!

En la República Checa, se bebe cerveza en cualquier época del año, no obstante, en otoño sabe especialmente bien. ¡Ven a celebrar el Día de la Cerveza Checa!

Si estás contento por que los calurosos días de verano se van acabando y tienes ganas de que llegue el otoño o, si por el contrario piensas que el verano debería durar mínimo hasta Navidad y vas a estar buscando los rayos de sol que queden durante el resto del año, seguro coincidirás en que hay que celebrar el cambio de estación a lo grande. El final de septiembre representa una gran ocasión ya que, en la República Checa, se celebra el Día de la Cerveza Checa.

Praga, Pilsen y České Budějovice… Celebra con cervezas gigantes

 
Tres ciudades, tres potencias cerveceras. Cada una hace su aportación a la cultura cervecera a su original manera y podrás conocerlas más de cerca. Praga representa con orgullo la refrescante Staropramen, una cerveza que lleva cocinándose desde finales del siglo XIX, a la orilla del Moldava (Vltava). Podrás conocer su historia y sabor directamente en la antigua cervecería donde, gracias a una interactiva exposición, viajarás en el tiempo para descubrir la Praga hace algunas décadas.

Además de ver cómo se elabora la famosa cerveza checa Pilsner Urquell podrás visitar la ciudad a la que pertenece. Pilsen y su cervecera son el orgullo de Bohemia del Oeste. Durante la visita del gran recinto en el que se cocina la Pilsner Urquell, o también la famosa Gambrinus, conocerás por qué la cerveza de Pilsner es tan popular… no solo en la República Checa sino también tras sus fronteras. Una parte importante del recinto es su puerta principal, un símbolo de Pislner Urquell que podrás encontrar en todas sus botellas.

El oro líquido del sur también forma parte de las cervezas brillantes de la República Checa. České Budějovice y su Budweiser Budvar ofrecen la oportunidad de realizar un recorrido por su cervecera, donde experimentarás la unión entre la ancestral tradición con la moderna tecnología que produce esta refrescante cerveza con un toque amargo, cuya calidad es apreciada en todo el mundo. En České Budějovice con una pinta de Budvar descubrirás que original solo puede ser uno.

Eventos cerveceros

 
Septiembre es el mes de los festivales cerveceros y sería una pena no disfrutar aunque sea de uno de ellos. El Día de la Cerveza Checa es más bien un evento simbólico que cada uno puede disfrutar a su manera. Probablemente, el evento cervecero más popular es la Fiesta de la recolección en Žatec (02/09/2016 – 03/09/2016). La ciudad de Žatec se halla en el centro de la región donde se cultiva el mejor lúpulo que proporciona un correcto sabor a la cerveza checa. Precisamente por eso, surgió en Žatec el Templo del Lúpulo y la Cerveza, donde podrás divertirte con la cerveza a lo grande.

El Pilsner Fest es un importante evento lleno de conciertos y buena comida y tiene lugar directamente en la cervecera de Pilsner (01/10/2016). La cervecería Ferdinand de Benešov, situada cerca de Praga, a unos pasaos del precioso Palacio Konopiště, también protagoniza un evento cervecero (10/09/2016)
Si no puedes asistir a ninguna de estas fiestas otoñales, también habrá un par de eventos cerveceros que podrás presenciar. En febrero habrá una competición cervecera, el mayor evento de su categoría en la República Checa; el Sello cervecero de Oro (13/02 – 18/02/2017). Más tarde, durante los meses de primavera, tendrá lugar el popular Festival Cervecero Checo de Praga.

Pequeñas grandes fábricas de cerveza

 
Además de las grandes cervecerías como las mencionadas anteriormente y otras conocidas como la Regent de Třeboň, Radegast de Nošovice, Krušovice o Starobrno de Brno, en Chequia son muy populares las pequeñas cervecerías que, a menudo, se centran en cervezas especiales o sabores poco convencionales. Las podrás encontrar en Praga, donde la cervecería del Monasterio de Břevnov está en cabeza, aunque también las hay por todo el país. Una prueba de ello es, por ejemplo, la rodinný pivovar Bernard (cervecería familiar Bernard) de Humpolec, Neumann de Mělník, la fábrica de cerveza de Kout ubicada en Šumava, la cervecería Černý Orel de Jindřichův Hradec o la Slavkovský pivovar, donde fabrican cerveza con olor a plátano o clavo.

Curiosidades de la cerveza

 
La cerveza nunca sobra y se puede aprovechar de muchas maneras. Por ejemplo, en balnearios. La rodinný pivovar Bernard dirige un balneario cervecero directamente en Praga, también es popular el de Olomouc donde podrás admirar el centro histórico de la ciudad y su Columna de la Santísima Trinidad protegida por la UNESCO, o en Rožnov, donde podrás acceder al mágico museo al aire libre tras un agradable paseo. 

En Praga podrás ahondar más en la historia de la cerveza y dar un paseo por su museo lleno de curiosidades y detalles sobre la bebida que le da fama a la República Checa. También es una atracción turística la cervecería del museo, donde sirven especialidades cerveceras que no podrás conseguir tan fácilmente en otro sitio.
n-beer-end-of-summer

n-beer-end-of-summer