Invierno romántico en Chequia

Invierno romántico en Chequia

Las llamas chisporreteantes en la chimenea, las montañas nevadas y los monumentos debajo de un blanco manto. ¿Conoces otra vista más romántica?

El invierno tiene su encanto y es capaz de despertar nuestra alma romántica. Después de haber estado esquiando en una pista nevada o paseando en el frío de la ciudad durante todo el día: ¡Nada igualará la alegría de una chimenea caliente, una buena comida y bebida y unos cuidados de wellness!

Cómo disfrutar el invierno en Praga

Aunque el tiempo no sea favorable para dar largos paseos por la ciudad, podrás disfrutar de Praga a tus anchas. Puedes visitar alguna de las interesantes exposiciones, ir a un lugar donde se come bien, o hacer deporte mirando el panorama de Praga, la ciudad de las cien torres.

Cultura

Si eres aficionado del arte medieval temprano, no debes perderte la exposición Abre el Jardín del Paraíso: los Benedictinos en el Corazón de Europa 800 – 1300, que estará abierta hasta el próximo 15 de marzo. La exposición presenta las obras magistrales de la Orden de San Benito a lo largo de sus actividades en los países dentroeuropeos.

Buena comida

Dos restaurantes praguenses que ostentan estrellas de la guía Michelin: La Dégustation Bohême Bourgeoise y Alcron se alegrarán de poder darte la bienvednida. En los dos te servirán la típica cocina checa de invierno que te calentará. Es una tradición que en los meses de enero y febero los mejores restaurantes checos se involucran en el festival gastronómico Grand Restaurant Festival. Tú podrás comprar un voucher y disfrutar de las degustaciones de platos para gourmets, en los restaurantes de los grandes chefs. Este año el Grand Restaurant Festival se celebra del 15 de enero al 28 de febrero.

Caliéntate en los balnearios checos y en la sauna

La balneología checa tiene tradiciones centenarias. ¡Déjate mimar incluso en los días en que el tiempo muestra su cara huraña! Puedes visitar Karlovy Vary, el balneario con los manantiales más calientes, que tienen hasta 73 °C, o el balneario con el aire  más puro de Europa Central, Karlova Studánka en el corazón de las montañas Jeseníky. Además este último es idóneo para los que quieran recrear el alma lejos de la civilización, pues el municipio de Karlova Studánka tiene solo 250 habitantes fijos. 

¿Y qué sería del invierno sin la sauna? Duarante la temporada de invierno en Chequia puedes ir a la sauna en el mismo centro de Praga, en el barco con vista a Hradčany. En el balneario del barco puedes saltar, después de la sauna, directamente dentro de la helada agua del río Vltava y hacer un par de brazadas mirando el panorama del Castillo de Praga. La sauna es pequeña y suele estar llena, te recomendamos pedir vez con un par de días de antelación.

Ve a correr en esquís por los llanos centelleantes

La ruta de esquí de fondo Šumavská magistrála cruza transversalmente la cadena montañosa de Šumava. La ruta une las localidades desde Železná Ruda hasta Lipno y cruza los rincones más conocidos y más bonitos de Šumava. En total son unos 140 kilómetros de pista cómoda, pero necesitarás un par de días para correr de punta a punta, alojándote en pequeñas pensiones familiares que encuentras a lo largo del camino. El corazón de Šumava, y de toda la ruta late en el pequeño pueblo de Modrava, donde puedes saciar la sed en la recién abierta cervecería original y degustar el caldo dorado, en la fábrica de cerveza más alta de todo el territorio nacional. Y si llegas hasta Lipno y el tiempo te acompaña, y todo está bien helado, encontrarás la pista de patinaje más larga de Chequia en la superficie del embalse de Lipno, que según las condiciones meteorológicas tiene de 11 a 38 kilómetros de largo.

Una de las zonas más pintorescas para practicar el esquí de fondo en Chequia son las montañas Jizerské hory, donde la nieve se mantiene incluso cuando ya ha desaparecido en el resto del país. Las subidas alternan con bonitos descensos, repartidos de manera pareja por todo el recorrido y además por la sierra cruza la gran ruta de esquí Jizerská magistrála. El surco de esquí de fondo está regularmente arreglado desde Bedřichov hasta Nová Louka, donde puedes comer y beber en la cabaña de Šámal. La ruta es aproximadamente la misma como la que suelen superar los corredores en esquís de fondo que participan en la famosa carrera “los cincuenta kilómetros de Jizerské hory”, Jizerská padesátka.