Los siete edificios más interesantes de la arquitecta Eva Jiřičná

Los siete edificios más interesantes de la arquitecta Eva Jiřičná

La arquitecta checa más famosa del mundo cumple años en marzo. ¿Sabe qué edificios de la República Checa son obra suya y dónde se encuentran?

Los siete edificios más interesantes de la arquitecta Eva Jiřičná
Eva Jiřičná, nativa de Zlín, vive y trabaja desde hace cincuenta años en Londres, donde tiene su estudio, Eva Jiřičná Architects. En 1999, abrió el estudio AI Design Prague junto con Petr Vágner. Ha sido galardonada con la Excelentísima Orden del Imperio Británico, es miembro de varias Academias Reales y ha sido incluida en el Salón de la Fama estadounidense. Algunos de sus clientes más famosos son Lloyd's de Londres, Hugo Boss, Kenzo, Joseph, Vidal Sassoon y otros nombres de moda de calles famosas de Londres y Nueva York, así como muchos cafés y restaurantes.

Universidad Tomáš Baťa en Zlín

¿Por qué en Zlín? Porque Eva Jiřičná nació allí en 1939 y la tradición funcionalista de Baťa influyó notablemente en su enfoque de la arquitectura. Diseñó el Congreso y el Centro Universitario en la Universidad Tomáš Baťa, junto con la sala de conciertos y el restaurante de la azotea Spirit, recientemente también el edificio de la Facultad de Humanidades. El Centro Cultural y Universitario recibió el título de Edificio del Año de la Región de Zlín y el Gran Premio de la Sociedad Checa de Arquitectura en la categoría de Edificio Nuevo.

Castillo de Praga

Eva Jiřičná fue una de las artistas que ayudó al presidente Václav Havel a mejorar la zona del Castillo de Praga. Diseñó el invernadero, el edificio más moderno del Jardín Real, justo encima del Foso de los Ciervos, junto a la Sala de Juegos de Pelota. La estructura tubular de cristal, de casi noventa metros de largo, sostenida con acero inoxidable, se construyó en 1999 para reemplazar un invernadero más antiguo, y llama la atención al instante por su diseño moderno. ¿Sabía que los cítricos, los almendros y otros cultivos termófilos fueron cultivados allí por los jardineros reales en tiempos de Rodolfo II? Durante la temporada el interior del invernadero se puede visitar todos los días.

Prague Crossroads

Para la Fundación Václav y Dagmar Havel, Vize 97, Eva Jiřičná modificó los interiores de la iglesia gótica de Santa Ana, que forma parte del antiguo convento dominico de la Ciudad vieja de Praga. Allí se creó el centro multicultural conocido como Prague Crossroads, que, entre otras cosas, sirve de galería donde se pueden ver muchas obras de arte, como la escultura Anunciación del escultor Olbram Zoubek, jarrones del artista del vidrio Bořek Šípek la instalación Las ruedas del tiempo de Václav Havel, del artista conceptual Daniel Pešta, varias obras del escultor Kurt Gebauer, y Un corazón para Václav Havel, un objeto hecho con velas encendidas en calles y plazas de toda la República Checa cuando murió Václav Havel.

Praga: Hoteles Josef y Maximillian

«La luz y el trabajo con la luz dentro de los edificios me parecen fascinantes. La luminosidad, la transparencia y los materiales en estado puro», ha dicho Eva Jiřičná. Esto se aplica al 100% al Hotel Josef, situado en una de las calles del centro histórico de Praga, en plena Ciudad Vieja. El hotel, moderno, espacioso y muy luminoso, sorprende por su minimalismo, sus líneas puras y sus formas geniales. La arquitecta diseñó el edificio y además los interiores, incluyendo el mobiliario, las telas y otros detalles. Fue el primer hotel de diseño en los antiguos países del Este y recibió varios premios. Eva Jiřičná participó además en la reconstrucción del Hotel Maximillian de la calle Haštalská.

Cafés en Praga

Si no tiene previsto visitar los hoteles, vaya a uno de los cafés donde Eva Jiřičná dejó una huella inconfundible. Puede admirar la deslumbrante escalera de caracol de cristal del Café B. Braun en Lékařský dům en la plaza I. P. Pavlova o la vista de los tejados de Praga desde el café Černá labuť, que hace referencia al edificio de al lado, los grandes almacenes Bílá labuť, en la Ciudad Nueva.
 
Si no tiene previsto visitar los hoteles, vaya a uno de los cafés donde Eva Jiřičná dejó una huella inconfundible. Puede admirar la deslumbrante escalera de caracol de cristal del Café B. Braun en Lékařský dům en la plaza I. P. Pavlova o la vista de los tejados de Praga desde el café Černá labuť, que hace referencia al edificio de al lado, los grandes almacenes Bílá labuť, en la Ciudad Nueva.