Ideas para pasar el verano en las montañas checas

Ideas para pasar el verano en las montañas checas

República Checa ofrece una variedad de opciones a todo amante de las montañas. ¿Entonces, adónde podrás ir?

HomeWhat's NewIdeas para pasar el verano en las montañas checas
El verano en la República Checa invita a pasar vacaciones en las montañas; es algo muy tradicional. Krkonoše o Šumava, las montañas Krušné y Beskydy, todas estas regiones esperan a sus nuevos visitantes. Las áreas se van preparando con esmero para la temporada de verano y vacaciones. Tanto en bici como a pie podrás admirar bellezas naturales. No olvides, por lo tanto, aprovechar algunas de las atracciones que te esperan, sea un mirador o una pista de bobsleigh.

Pista gigantesca de bobsleigh en Dolní Morava

El centro de vacaciones de montaña en Dolní Morava es popular por las atracciones que ofrece. El área se encuentra entre Bohemia del Este y Moravia, cerca de la frontera con Polonia. Encima de todo el área se yergue, a 55 metros de altura, la popular Senda en las nubes. Esta vez, sin embargo, no te invitamos a subir al cielo, ¡sino a la pista gigantesca de montaña de bobsleigh! Monta el bobsleigh, abróchate el cinturón y, ascendiendo al punto de inicio, disfruta de un viaje confortable y de las vistas al paisaje. Prepárate para una bajada fenomenal, por las serpentinas de la pista donde disfrutarás de espléndidos momentos, dependiendo de la velocidad que tú permitas. La pista de bobsleigh excede la diferencia de altura de 364 metros. Pasarás por 25 curvas como un relámpago, por una curva a 360° a 12 metros sobre la tierra, por un lazo en forma de 8 y un túnel, y te divertirás en 4 jumps espléndidos encima de los caminos de bosque. La pista es la más larga en República Checa y la segunda más larga en Europa. ¡Recorrerás unos 4 kilómetros en descenso! Los bobsleighs son de dos plazas, pero si tienes más de 8 años, podrás montar solo. ¡Disfrútalo!

El teleférico Lipno

Lipno, en Bohemia del Sur, es muy popular especialmente por los deportes de invierno. Esta espléndida región de Bohemia del Sur, sin embargo, tiene mucho que ofrecer también en verano. El teleférico del Bikepark Lipno funciona durante el verano para turistas y ciclistas. Asciende cómodamente en el teleférico hasta la cima Kramolín y disfrute de vistas bellas al embalse Lipno, Šumava y las montañas Novohradské hory. Muy singular es la vista desde los árboles que ofrece la Senda por las copas de los árboles. Los ciclistas tienen preparada una ciclo-senda familiar todo terreno, los turistas pueden utilizar la ruta de descanso con vistas a las montañas Novohradské y a la cuenca de Třeboň. Lipno ofrece diversas actividades deportivas y de ocio. Las personas que disfrutan de un poco de adrenalina, pueden aprovechar el centro de cuerdas o 2 pistas de bobsleigh.



El mirador Velká Deštná en las montañas Orlické

En 2019 fue inaugurado un nuevo mirador en las montañas Orlické hory, en el este de Bohemia , específicamente en Velká Deštná. El mirador se yergue en la montaña más alta de la sierra Orlické hory (1115 m) y ofrece una vista fantástica. El mirador Velká Deštná tiene 19 metros de altura y su estructura de acero y el revestimiento de madera hacen una combinación perfecta. Los visitantes pueden disfrutar de una vista magnífica a la región Rychnovsko, a las montañas polacas Stolové, a las montañas Bystřické, Králický Sněžník, Krkonoše y Ještěd. El orgullo de este mirador es su título: El mirador más bello 2019. Se puedes ascender tanto a pie como en bicicleta.

Senda nueva a través de la Suiza Checa, también en silla de ruedas

En 2020 fue inaugurada la senda sin barreras en la zona entre las montañas Lužické hory y el parque nacional České Švýcarsko (La Suiza Checa)  en Bohemia del Norte. Se trata de una singular senda en medio de la naturaleza. El concepto de la ruta es un circuito que comienza en Krásná Lípa, en la plaza junto a la Casa de la Suiza Checa libre de barreras y se dirige hacia los manantiales del riachuelo Křinice. Continúa junto a la antigua cantera, hacia la reserva natural Velký rybník. De allí se puede regresar por el bosque, por los prados disfrutando de vistas distantes a las crestas de las montañas Lužické hory, hasta la estación de trenes Krásná Lípa y luego de regreso a la plaza. También hay una ruta extendida de nueve kilómetros. La ruta está adaptada para personas discapacitadas y pasa por superficies reforzadas o fácilmente transitables.

Pustevny, Libušín y Valaška

El conjunto de edificios con elementos de obras populares en Pustevny en la sierra Beskydy ha existido por más de 100 años. Uno de los edificios, la cabaña Libušín, por desgracia fue destruido totalmente por un incendio hace más de 6 años. No obstante, su copia, con los colores originales de su cerramiento conservados, ya está construida. Durante la temporada de verano de 2020, Libušín abrió para el público y así todos los turistas pueden volver a admirar la belleza de estas obras únicas de su autor, el arquitecto eslovaco Dušan Jurkovič.
La collada Pustevny es un importante cruce de caminos turísticos, punto de salida para hacer turismo a pie, en bici o patineta, o tan siquiera para dar una vuelta por la cresta de Radhošť. Para llegar con más facilidad, puedes montar el teleférico desde Trojanovice. Otra atracción de Pustevny es la panorámica senda de Valaquia sobre la superficie de la tierra. Incluye una plataforma – mirador de vidrio y un andén de “Himalaya” suspendido de 150 metros de largo.

Pista de bobsleigh en Beskydy

La sierra Beskydy puede ofrecer no solo la collada Pustevny, sino también la pista de bobsleigh Boboffka. La encontrarás en la montaña Malá Stolová, cerca del pueblo Čeladná. La pista mide casi un kilómetro y lo bueno es que la pueden montar niños de 3 años en adelante (acompañados). ¡Una vez llegues a la cima, podrás ver perfectamente toda la sierra Beskydy!

Con toda comodidad más allá de las nubes

El teleférico que sube a la montaña Sněžka, en la sierra Krkonoše, fue reconstruido hace un par de años. Ahora puedes subir a la cima de la montaña más alta en Bohemia montando el teleférico de cabina de cuatro plazas que tiene dos tramos. El funcionamiento del segundo tramo, sin embargo, depende de las condiciones atmosféricas. De todos modos, el viaje dura unos 15 minutos. Si la visibilidad es buena, la vista desde la cima es inolvidable. Si deseas, puedes continuar por caminos turísticos señalizados de vuelta a Pec pod Sněžkou, Horní Malá Úpa, Luční bouda, y llegar a Špindlerův Mlýn.