Regalos de Navidad desde la República Checa

Regalos de Navidad desde la República Checa

¡Inspírate en las tradiciones checas para escoger el regalo navideño perfecto que alegrará a la persona que vas a obsequiar!

En la República Checa puedes comprar un recuerdo bonito, bueno y a la vez práctico. Antes de empezar a pensar qué podrías regalar a tus seres queridos por esta Navidad, te traemos una lista con las ideas.

Krteček - El topito

Para los más pequeños de casa tenemos algo especial y muy típico del país: un pequeño topo llamado krteček. Los cuentos de dibujo sobre el topito los conocen todos los niños checos y le tienen muchísimo afecto también los adultos. Es un personaje amable y cariñoso dibujado por el pintor Zdeněk Miller en los años 60 del Siglo XX. El primer cuento sobre el topito es del año 1957. Ahora podrás ver el topito de madera, fabricado por la empresa Detoa, de plástico, de metal o como peluche de distintos tamaños. Y también, si te apetece, lo puedes comprar hecho de mazapán o de pan de jengibre.

Cosméticos con distintos ingredientes de toda la República Checa

Un recuerdo checo muy bonito son también los productos cosméticos de Manufactura que sigue con la tradición de los jabones de glicerina desde los años 90 del siglo pasado. Actualmente venden una gran variedad de  los productos cosméticos muy solicitados por su alta calidad. Para su producción utilizan vino de Sur de  Moravia, sal termal de Karlovy Vary en Bohemia del Oeste, hierbas curativas o cerveza. La Manufactura era la primera empresa checa que obtuvo el certificado internacional de que sus productos no se prueban en animales. Tampoco la compañía Botanicus se queda muy atrás en sus productos. Su ideología se basa en tres principios: cultico ecológico, procesamiento delicado y venta especializada. Los productos de Botanicus los encontrarás por ejemplo en el hotel-palacio Chateau Mcely cerca de Praga.

Cristal checo para los reyes, príncipes y emperadores

El cristal checo es de calidad superior; su brillo y sonido señalan que se trata de algo muy lujoso. La marca más conocida checa es Moser, según su fundador  Ludwig Moser que tenía la fama del gran fabricante del cristal en la Monarquía Austro- Húngara. Si te decides regalar estas piezas preciosas, cree que estás comprando también un poco de la historia del país. El cristal Moser lució en los eventos de la reina de Inglaterra, del emperador de Japón o en la boda real del príncipe de España. Las piezas de Moser las podrás admirar en su fábrica en Karlovy Vary y adquirir en cualquira de sus tiendas especializadas.

Hermosura y elegancia desde el norte de la RepúblicaCheca

Las joyas del granate checo (český granát) son famosas mundialmente. Provienen del Norte de Bohemia. Las pizas únicas- anillos, pulseras, cadenas, collares y cristal decorativo- se elaboran en la fábrica Granát Turnov desde los años 60 del siglo XX. Y cree que ninguna mujer rechazará este pedazo de regalo.

Algo bueno para la salud...

Visitando el triángulo balneario de la región del Oeste de Bohemia puedes llevarte de recuerdo-regalo alguna pieza del vidrio, porcelana o la botella de Becherovka, un licor de aproximadamente 20 hierbas de sabor ligeramente amargo que produjó por primera vez en 1807 Josef Becher, farmacéutico de Karlovy Vary, bajo estrictas recetas aún secretas.

La belleza está en los detalles

Seguramente estarás de acuerdo en que resulta muy bonito para firmar unos papeles en tu trabajo con una pluma elegante que con un bolígrafo mediocre. La fábrica KOH-I-NOOR Hardtmuth que se dedica a  la fabricación de los lápices, bolígrafos y pinturas la encuentras en České Budějovice. Josef Hardtmuth la fundó en el año 1790 en Viena pero ya en 1848 se trasladó la fabricación a la ciudad del Sur de la República Checa. Los lápices KOH-I-NOOR tuvieron mucho éxito por todo el mundo. El lápiz de grafito bajo el número 1500 se convirtió en el lápiz más famoso del mundo y se vendía en 17 y más tarde en 21 graduaciones. Y de esta forma se fabrica hasta el día de hoy.