Historias motivadoras de resiliencia en Praga

Historias motivadoras de resiliencia en Praga

HomeHistorias motivadoras de resiliencia en Praga
Este vídeo fue filmado en Praga a finales de 2020, justo antes de que comenzara el segundo confinamiento en la capital checa. En esta filmación queda de manifiesto que, aunque la pandemia tuvo un impacto muy fuerte en los negocios y en los artistas, ambos han tratado de combatir la situación con resiliencia y creatividad. A continuación, te contamos algunas experiencias y cómo han aportado su granito de arena donde la comunidad más necesitaba.

Zuzi y Jan, Taste of Prague

Zuzi y Jan dirigían la agencia Taste of Prague (Degusta Praga), que mostraba a viajeros de todo el mundo los placeres culinarios de la capital checa. En marzo de 2020, de un día para otro, todo quedó paralizado.
De inmediato, se dieron cuenta de que la hostelería iba a ser el sector más afectado. Así que decidieron ponerse manos a la obra y crear un nuevo producto: una serie de cenas virtuales con chefs locales llamada Eating Alone, Together (Comiendo solo pero juntos).
Aunque su negocio se había reducido literalmente a cero, Zuzi y Jan nunca pensaron en ganar dinero para sí mismos con estas cenas virtuales. Su único objetivo era apoyar a los restaurantes locales y, al mismo tiempo, brindar a los residentes de Praga acceso a una deliciosa comida a domicilio.
 
Desde la pasada primavera de 2020 mantienen sus comidas virtuales y también hacen podcasts, entrevistas a personajes del ámbito culinario e influencers. En este momento, esperan con ilusión el día en que puedan compartir nuevamente una rica comida con sus clientes.

 

 

Filippo Mari, sobre dos ruedas en Biko Adventures

Filippo Mari no es checo de nacimiento. Pero, tras un encuentro casual en el Sur de Bohemia mientras realizaba una gira europea en bicicleta, merecería serlo. En aquella ocasión, tuvo un doble enamoramiento: primero, y literalmente, de Denisa, que ahora es su esposa; y en sentido figurado, de los paisajes de Praga.
 
Decidió montar un negocio de itinerarios en bicicleta llamado Biko Adventures, y comenzó a mostrar con orgullo y pasión a los turistas todos los atractivos que se encontraban en Praga y alrededores.
 
Cuando empezó el confinamiento, su negocio también se detuvo de inmediato. En ese momento podría haber optado por esperar en casa a que pasara el frío invierno, pero no, lo que hizo fue ofrecerse para entregar en bicicleta suministros médicos urgentes. Filippo y su equipo también decidieron crear un sitio web con las mejores rutas ciclistas de la zona y con descargas gratuitas de mapas para ciclistas.
 
Actualmente, Filippo monta en bici todos los días y se prepara físicamente para tiempos mejores.
 

 

Petr y Gabi, de Café Etapa

Petr y Gabi, los dueños del Café Etapa, habían abierto su cafetería a principios de 2020, y disfrutaban de un momento muy dulce. Su negocio, basado en ricos cafés y pasteles checos como la kremrole, tenía un éxito tremendo.
 
Pero, de repente, llega el confinamiento y esas largas colas iniciales se convierten en mesas vacías. Como propietarios de un pequeño negocio, Petr y Gabi tuvieron que pensar en una salida rápida al problema. Decidieron abrir una ventanilla ’take out’ (‘para llevar’) con la que hacer más llevadera, a la comunidad local, la estancia confinada.
 
Con la llegada del verano, el Café Etapa reabrió y los praguenses pudieron volver a disfrutar de sus delicias. No duró mucho el optimismo en la ciudad, y pronto retornaron su servicios “para llevar”. Sin embargo, Petr a Gabi son optimistas ante el fututo y esperan dar nuevamente (y pronto) la bienvenida a sus clientes.
 

 

Babeta Schneiderová, directora de BOHO

Babeta Schneiderová no es ajena a la industria hotelera y turística de Chequia. Como directora de la cadena de hoteles BOHO, coordina ocho hoteles y hostales en Praga y Olomouc.

Tras las inesperadas cancelaciones de reservas, Babeta sabía que tenía que actuar rápido para ayudar a la población. Ofreció alojamiento de larga estancia tanto a trabajadores que combatían la pandemia en primera línea, como a turistas que se habían visto atrapados en el país. Más adelante – y en colaboración con el gobierno checo – también proporcionó camas a personas sin hogar.
 
A pesar de toda la situación, Babeta es una optimista empedernida y confía en que los viajes se restablezcan pronto. Cuando piensa en ello, incluso se pone nerviosa al pensar en el momento en que vuelvan los viajeros a sus hoteles.
 

 

Alina Nanu, bailarina de ballet

Para Alina Nanu, bailar en una de las mejores compañías de ballet del país, ha sido ver cumplido su sueño de la infancia. A ella le encantaba esa sensación de bailar ante un auditorio a rebosar y observar al público completamente entregado, sintiendo la energía que emanaba del escenario cuando ella bailaba.  

Cuando se cancelaron las representaciones, Alina y otros artistas continuaron bailando, grabando las sesiones y actuando virtualmente. Todo les parecía poco para que la población pudiese sentir algo de normalidad en sus hogares.
 
Ella sabe que nada reemplaza al contacto directo, y que las artes perdurarán más allá del confinamiento. Ahora espera con ansia el día en que pueda subir nuevamente a un escenario para bailar frente al público.