Compositores checos célebres

Compositores checos célebres

¡La música no tiene fronteras! ¿Conoces a las personalidades de la música checa que se han convertido en fenómenos mundiales?

HomeCompositores checos célebres
En tiempos remotos decían: “Ser checo es ser músico”. Hoy día ya no es verdad; sin embargo, la República Checa durante su historia vio nacer a varios genios musicales que se hicieron famosos en el mundo entero. Te invitamos a conocer la vida de varios compositores checos de música clásica. No solo vamos a presentártelos, sino también te mostraremos en qué partes de la República Checa encontrarás sus huellas.

Josef Mysliveček (1737–1781)

Josef Mysliveček era compositor musical checo de la era de barroco tardío y clasicismo. La segunda mitad de su vida la pasó en Italia, donde se hizo famoso sobre todo por sus óperas. Aparte de sus veintiséis óperas, su enorme actividad creativa incluye también una serie de oratorios y cantatas, sinfonías y composiciones para música de cámara. Nació en Praga, como hijo de molinero, probablemente en Sovovy mlýny (Molinos de Sova) donde hoy día radica el Museo Kampa. Al finalizar sus estudios en Praga partió a Italia, que en aquel tiempo era el centro de la ópera mundial. En Italia pasó la otra mitad de su vida y adquirió experiencia. En la segunda mitad del siglo XVIII era considerado uno de los compositores más talentosos. Incluso su contemporáneo W. A. Mozart, quién hoy día es mucho más conocido, admiraba mucho la música de Mysliveček. Actualmente podrías encontrarlo bajo el seudónimo Il divino boemo, El Bohemio Divino. Su composición más famosa es probablemente el Concierto para violín y orquesta en D mayor o alguna de sus oberturas.

Bedřich Smetana (1824–1884)

El futuro compositor de música nació en la ciudad de Litomyšl en Bohemia del Este. Su nacimiento ocurrió prácticamente en el palacio de allí, porque su padre trabajaba como cervecero; junto a su esposa y varias hijas su vivienda era parte del palacio. Hoy día encontrarás aquí una exposición que hace recordar la infancia del compositor. El pequeño Bedřich tenía talento musical y sus padres lo apoyaban con mucho entusiasmo. Antes de comenzar la escuela ya tocaba violín y a los ocho años de edad comenzó a componer. Cuando joven partió a estudiar música a Praga donde, después de un tiempo, abrió una escuela de música. Durante su vida viajó por Europa, enseñó música, dió conciertos como virtuoso en piano y compuso. Finalmente decidió quedarse a vivir en Praga, donde pasó la mayor parte de su vida. Los últimos diez años de su vida era sordo, pero ni eso fue un obstáculo para componer piezas y óperas. Su obra no siempre tenía éxito, no obstante, Bedřich Smetana aún en vida se convirtió en icono de la música nacional checa y la cultura checa en general. La ópera La Novia Vendida o el ciclo sinfónico Mi Patria pertenecen entre las obras más destacadas de este compositor y son presentadas por escenas en el mundo entero. El Museo de Bedřich Smetana, cerca de Puente Carlos, es dedicado a este compositor. En Litomyšl, su ciudad natal, en homenaje a este compositor se efectúa cada año el mundialmente famoso festival de música clásica Smetanova Litomyšl (Litomyšl de Smetana).

Antonín Dvořák (1841–1904)

Stabat Mater, Sinfonía No. 9, la ópera Rusalka (La Sirena) o Slovanské tance (Danzas Eslavas) —esas son las piezas más famosas del compositor de música, el genio Antonín Dvořák. Es uno de los compositores musicales checos admirados en el mundo entero hasta el día de hoy. Sus óperas y otras piezas se tocan en muchas escenas mundiales desde New York hasta Tokio. Antonín Dvořák nació en Nelahozeves al norte de Praga. Actualmente puedes visitar su casa natal donde pasó su infancia. En la actualidad, la casa funciona como el Monumento de Antonín Dvořák. La casa entera ha sido adaptada, de modo que los visitantes puedan trasladarse fácilmente a la mitad del siglo XIX e imaginarse cómo, probablemente, era la infancia y la juventud de este compositor musical mundialmente famoso. Con el tiempo, la carrera musical de Antonín alcanzó el nivel internacional, especialmente gracias al éxito que tuvo su gira por Gran Bretaňa o en los EE. UU. al final del siglo XIX. El festival musical Dvořákova Praha (Praga de Dvořák), Dvořákova Olomouc (Olomouc de Dvořák) o Dvořákův Turnov a Sychrov (Turnov y Sychrov de Dvořák) lleva el nombre de este grandioso compositor.

Leoš Janáček (1854–1928)

Es otro de toda la serie de compositores musicales checos reconocidos en el mundo. Respecto al estilo de su música, este compositor pertenece a la generación de música contemporánea, no obstante su estilo es muy peculiar y original. Los artistas lo aprecian especialmente por su estilo de melodía inusual, que se basa en la música popular de su juventud. En el mundo se conoce sobre todo sus óperas, por ejemplo, Její pastorkyňa (Su Hijastra). También sus obras Misa Glagolítica, Danzas de Lach o Sinfonietta han ganado mucha admiración y se tocan en la actualidad. Janáček nació en el pueblo Hukvaldy, cerca de Ostrava y precisamente allí se puede visitar su casa natal, la cual ha sido adaptada y funciona como Monumento de Leoš Janáček. Janáček también tiene su festival musical: Festival Musical Internacional de Leoš Janáček en Ostrava o Festival Janáček Brno.

Bohuslav Martinů (1890–1959)

Bohuslav Martinů nació en la ciudad Polička en Bohemia del Este. Estudió violín y órgano en el conservatorio en Praga. Estos dos instrumentos han estado presentes en su obra durante toda su vida. Pasó su juventud en París, de allí se trasladó a EE. UU. Luego vivió un tiempo en EE. UU. y otro en Europa, sobre todo en Francia, Suiza e Italia. En todos estos países enseñaba en academias musicales y se dedicaba a componer música, especialmente óperas, sinfonías y ballets. Entre sus piezas más famosas debemos mencionar, por ejemplo, la cantata Apertura de fuentes o Misa de campo. Si llegas al pueblo de Polička, no olvides visitar el Centro de Bohuslav Martinů. Durante la visita podrás ver también su cubículo natal que se encuentra en la torre de la iglesia, porque su padre, entre otras cosas, también trabajaba como guardia de la torre. Era encargado del reloj de la torre y de la campana de la iglesia.