La Pascua checa

La Pascua checa

¡Inspírate en las celebraciones de la Pascua en República Checa!

HomeWhat's NewLa Pascua checa
La Pascua va mano en mano con la llegada de la primavera. Es una fiesta que no tiene fecha fija. Conforme a la tradición cristiana occidental, la Pascua siempre se celebra el primer fin de semana después del primer plenilunio primaveral que sigue al equinoccio, o sea en marzo o abril. Este año será del 2 al 5 de abril. La Pascua se celebra desde tiempos muy remotos. República Checa, igual que otros países europeos, tiene raíces judío-cristianas y por eso las fiestas primaverales son resultado de la interconexión de tradiciones paganas, judías y cristianas. En la actualidad, todo está bajo las alas del cristianismo y los creyentes conmemoran la resurrección de Cristo.

Semana Santa y costumbres

La semana antes de la Pascua se denomina Semana Santa. Para los cristianos, el primer día importante es el Miércoles de Ceniza que nos hace recordar la traición de Judas, o sea un acto malo. Ceniza —porque ese día se sacaba la ceniza de la chimenea—. Ese día se aprovecha para limpiar, pero de todos modos— no deberíamos poner la cara fea; de lo contrario, según la superstición, la cara fea podría repetirse todos los miércoles en el año. El Jueves Santo se debe comer espinaca, col o ensalada de ortigas, por ejemplo, para mantenerse sano todo el año, según dicta una de las costumbres de Pascua. El jueves, durante la misa, suenan por última vez las campanas de iglesia antes de emprender su vuelo a Roma como todos los años. El Viernes Santo las voces de campanas eran sustituidas por diversos matracas o carracos, pequeños y grandes, fijados a unos carritos. El Viernes Santo es también el día del duelo por la muerte de Jesús y día de riguroso ayuno. El Sábado Blanco es, para los creyentes, un día de silencio y espera. El sábado también todo se pintaba y se limpiaba. Las preparaciones para la Resurrección de Pascua siempre han sido perfectas. Mesa servida, relleno de Pascua, postre en forma de corderito o pan redondo y jidáše (pastelitos dulces de masa fermentada) no faltaban en ninguna casa. Las celebraciones continuaban el domingo, cuando las catedrales e iglesias se llenaban nuevamente y los creyentes conmemoraban la resurrección de Cristo. ¿Y el lunes? ¡El lunes era el día de las tradiciones populares! ¿Cuáles son?  

Huevos pintados llamados “kraslice”

El símbolo más popular de la Pascua, no solo en República Checa, suelen ser los huevos decorados que en tiempos remotos representaban fertilidad y nueva vida. Hoy día se utilizan solo como decoración. Las cáscaras de huevo enteras se decoran y acondicionan acorde a la tradición familiar o según la región. O sea que tienen diferentes decoraciones. Puedes ver huevos pintados y raspados, pintados con cáscara de cebolla y otros colorantes naturales,  mordentados, decorados con alambre o con cera invisible o sea perforados. Otra técnica muy tradicional es, por ejemplo, la técnica de decoración con paja. Primero pinte la cáscara, luego pegue trocitos diminutos de paja preparada previamente. Una instrucción muy linda se puede ver aquí. Algunos huevos lucen como obras de arte y el proceso de creación dura hasta varios días. ¡Esto por lo frágiles que son!

“Pomlázka” (una trenza de gajos tejida a mano)

Desde hace varios siglos existe una tradición de la Pascua checa según la cual se azota suavemente toda chica o mujer con una trenza de gajos tejida a mano. Las primeras menciones sobre la “pomlázka” datan del siglo XIV; no obstante, la tradición, sin embargo, es probablemente más antigua y proviene de la era precristiana. Los chicos y los hombres  les daban nalgadas con gajos de sauce a sus adoradas, para que éstas conservaran la salud y juventud por mucho tiempo. Poco a poco se ha desarrollado la moda de tejer varios gajos juntos y finalmente un gajo largo y perfectamente tejido era el orgullo de su propietario. Hoy día, a veces, los gajos tejidos miden hasta varios metros. Este tipo de gajos, naturalmente, se utilizan solo como decoración. En República Checa, aún se conserva la tradición de villancicos con “pomlázka”, aunque va desapareciendo de las ciudades más grandes. El Lunes de Pascua, los chicos y los hombres visitan con villancicos a sus vecinos. Obtienen, como recompensa, un huevo pintado, una cinta de color para amarrar en su “pomlázka”, algo dulce o un trago de alcohol. Sobre todo en Moravia, donde se mantiene la tradición de la producción de aguardiente en casa, estos villancicos con “pomlázka” son muy populares entre los hombres.

Dónde se pueden encontrar las tradiciones

Todos los museos al aire libre en Chequia se esfuerzan por conservar las tradiciones populares checas. El evento más popular se llama Pascua en Valaquia y tiene lugar en el museo al aire libre en Rožnov pod Radhoštěm en  Moravia. Este año, desgraciadamente, no se va a efectuar debido a la pandemia. Esperemos que dentro de un año la situación mejore un poco. Otro museo al aire libre que conserva las costumbres tradicionales de Pascua es el museo al aire Veselý Kopec en Bohemia del Este. En la mayoría, todos los edificios históricos están decorados y reciben a sus visitantes con los brazos abiertos. Los trabajadores del museo al aire libre llevan vestimentas históricas y hacen demostraciones de diversas costumbres populares tradicionales, muchas de las cuales ya están olvidadas. En la mayoría de estos museos también tienes la oportunidad de fabricar un objeto pequeño y llevártelo de recuerdo.

Aspecto espiritual

República Checa, con su tradición católica, mantiene el aspecto espiritual de la Pascua. La Pascua se conmemora en muchos lugares de peregrinaje, como por ejemplo, en Svatá Hora (Montaña Santa) en Příbram, Bohemia Central, en la Parroquia Romana en Velehrad en Moravia o en Zelená hora (Montaña Verde) en Žďár nad Sázavou, la cual está inscrita en la lista de la UNESCO.