Cuevas checas singulares

Cuevas checas singulares

En busca de curiosidades y experiencias en zonas subterráneas

HomeWhat's NewCuevas checas singulares
Abismos misteriosos, espeleotemas y un dibujo que data de aproximadamente 6.000 años —es solo un pequeño extracto de todo lo que podrás encontrar en las zonas subterráneas checas—. Anímate a descubrir secretos que permanecen ocultos, desciende a los abismos, las cuevas, las formaciones cársticas y los barrancos checos. El año 2021 es el Año Internacional de Cuevas y Formaciones cársticas.

Galería de artes prehistóricas

La gente que vivía hace muchos miles de años también sentía el deseo de crear y expresarse por medio del arte. En República Checa, en la cueva Kateřinská, en la región Moravský kras, cerca de Brno, encontrarás una galería de artes de la prehistoria. El dibujo más antiguo que existe en República Checa data aproximadamente de seis o siete mil años. Son unas rayas negras en una piedra gigante que lleva el apodo Cerebro, por su superficie rugosa. En la edad de piedra, quizás servía como piedra de culto, y los antiguos habitantes de la cueva Kateřinská, en la región Moravský kras, la decoraron con tintas de ceniza. Una vez visites la cueva Kateřinská, fíjate bien en tus alrededores. La parte principal de esta cueva es el mayor espacio subterráneo de acceso público en la República Checa. Tiene 97 metros de largo, hasta 44 metros de ancho y una altura de 20 metros.

Cueva como lugar de rituales

La región de Moravský kras es sorprendente. La cueva Býčí skála (roca de Toro) reveló una de estas sorpresas en la segunda mitad del siglo XIX. Permaneció envuelta en misterio desde tiempos remotos y hace unos 150 años los científicos descubrieron de qué se trataba exactamente. Los arqueólogos descubrieron aquí el enterramiento de víctimas humanas de “Hallstadt”. En el siglo V antes de nuestra era sepultaron aquí a un magnate importante junto con sus sirvientes, 40 mujeres y caballos. ¿Por qué la cueva se llama Býčí (de Toro)? Esto se debe a que aquí fue encontrada una escultura de toro de bronce la cual en la actualidad caracteriza la tal edad de Hallstadt.

Una cueva estrictamente secreta

En la región de Moravský kras, cerca de Brno, se encuentra otra cueva muy singular que se llama Výpustek. Es un espacio subterráneo muy interesante cuya historia es rica y poco habitual. La gente visitaba esta cueva desde la edad media, pero después de la Segunda Guerra Mundial fue cuando la cueva ganó popularidad. En este lugar fue instalada una fábrica subterránea secreta de los nazis donde se fabricaban piezas para motores de aviación. Hoy la cueva incluye también un departamento integrado de la jefatura de ejército que aún funciona; no obstante, ya no se utiliza para su propósito inicial. Durante la visita de la cueva podrás echar un vistazo a la historia no tan remota, como en la cueva Kateřinská.

La cueva inundada de agua dulce de mayor profundidad en el mundo

Nos detendremos en Moravia, en nuestro recorrido por las más interesantes zonas subterráneas. Justo cerca de Hranice, ciudad situada cerca de Olomouc, se encuentran las espléndidas cuevas de aragonita de Zbrašov, que se pueden visitar en temporada de verano. Muy cerca se encuentra el abismo de Hranice. Es el abismo más profundo en República Checa y también en el mundo. Claro está, si se incluye también su fondo inundado, parece totalmente no tener fondo. Hasta el momento, todas las intenciones de medir su profundidad han fallado. El último dato comprobado es 404 metros, pero según especialistas, podría tener hasta 800 metros –un dato digno de admiración—.

Decoraciones únicas de espeleotemas

En las excursiones por zonas subterráneas checas no te pierdas Koněpruské jeskyně (las cuevas Koněpruské) que se extienden en dirección al sudoeste de Praga. Es uno de los sistemas de cuevas más extensos en el territorio de República Checa que se formó en las piedras de cal de Devon, las cuales datan hasta 300 millones de años. Desde el año 1959, las cuevas son accesibles para el público y así podrás admirar espeleotemas en dos plantas de acceso público. Las cuevas son únicas gracias a su decoración calcárea natural cuyo aspecto es similar a la col de Bruselas. Una formación única es la composición de calcita y calcedonia y data más de 1,5 millones de años. Algunas de las rositas incluyen granos o partículas de ópalo transparente u opaco, de color leche. En otras cuevas también aparece ópalo; no obstante, las rosetas con ópalo representan una curiosidad única en el mundo. Son testimonio de tiempos remotos, puesto que el clima tropical y hasta subtropical han dejado huellas en la superficie.

Recorrido en botes por el subterráneo

¡Anímate a dar una excursión a las Cuevas de Punkva! Se encuentran también en Moravský kras, al norte de la ciudad Brno. Caminarás por unas cuevas monumentales y pasillos con espeleotemas, llegarás al mismo fondo del abismo Macocha. ¡Cabe lugar destacar que el abismo es muy fotogénico! Las cuevas de Punkva, sin embargo, se han hecho populares gracias a la posibilidad de emprender un romántico recorrido en botes por el río subterráneo Punkva. Es una experiencia inolvidable muy apreciada tanto por niños como por mayores.

En busca de la fauna prehistórica

Al norte de Moravia, cerca de la ciudad de Štramberk, se encuentra una cueva poco llamativa y muy apreciada a la vez. Su nombre es Šipka y a fines del siglo XIX fueron descubiertos en sus entrañas unos objetos de gran importancia. Aquí fue encontrada la mandíbula de un niño neandertal y diversos objetos de la edad de bronce. La cueva era habitada por cazadores prehistóricos de animales y en el sedimento de la cueva fueron encontrados huesos y dientes de animales, por ejemplo, oso cavernario, león cavernario, hiena, rinoceronte lanudo, mamut, bisonte, uro prehistórico, buey almizclero, leopardo, glotón, reno polar o alce. O sea, animales que ya no existen en los bosques checos.