Día de San Valentín en República Checa

Día de San Valentín en República Checa

Callejuelas románticas, comida genial y el puente de los enamorados

HomeNuevoDía de San Valentín en República Checa
¿Dónde se puede pasar el Día de San Valentín? Aquí te ofrecemos varias ideas: visita un restaurante con estrella de Michelin o un mirador con la vista más bella al río de Moldava. La fiesta de San Valentín se está aproximando y la República Checa, sin lugar a dudas, es uno de los mejores sitios donde pasar el día de los enamorados con tu pareja. Podrás pasear por las callejuelas románticas de la vieja Praga, hacer selfies románticos en el Puente de Carlos o salir a los alrededores de Praga y vivir momentos interesantes.

Praga: paseos románticos y comida excelente

Praga y sus tortuosas callejuelas son muy apropiadas para dar un paseo romántico en pareja. La isla de Kampa en Malá Strana  es uno de los sitios más mágicos de Praga. Ofrece una preciosa vista al malecón Smetanovo nábřeží con el Puente de Carlos y el Teatro Nacional, además allí encontrarás también el puente de los enamorados – es el puente más antiguo a través del riachuelo Čertovka y los enamorados suelen colgar en su baranda candados con sus nombres y arrojar las llaves al río.
Desde Kampa puedes dar un paseo por el puente conservado más antiguo de Praga – el Puente de Carlos donde reina un ambiente inolvidable, tanto de noche, como al amanecer. Desde allí puedes ver también el complejo de castillo más grande del mundo – el Castillo de Praga. No olvides visitarlo.
 
Cuando te canses de pasear, te recomendamos que reserves una mesa en uno de los mejores restaurantes praguenses. En el barrio Malá Strana puedes pasar por el restaurante U Zlaté studně donde disfrutarás no solo de una sabrosa comida sino especialmente de la hermosa vista a la Praga de las cien torres, donde existe una pared cubierta con plaquitas de oro de 18 quilates. ¡Satisface tus gustos también en el Restaurante Alcron que desde el año 2012  defiende regularmente  la estrella de Michelin! Su elegante interior diseñado en el estilo art deco, con su chimenea original de mármol de los años treinta, es muy propicio para disfrutar de tu cena de San Valentín. Puedes optar también por pasar el Día de San Valentín en el restaurante del hotel  Four Seasons, con mucho estilo y “a la italiana”.
 

Día de San Valentín fuera de Praga

El día de los enamorados se puede celebrar también en otras partes de la República Checa. Por ejemplo, en Pivní lázně Štramberk  - el balneario de la cerveza de Štramberk sito en Moravia del Norte promete un programa muy especial para el Día de San Valentín. Otro balneario de cerveza se encuentra en Karlovy Vary en Bohemia del Oeste (el primer balneario de cerveza que ofrece horas de relax en enormes barricas de mil litros de capacidad), otro también en Harrachov en Krkonoše, otro en Kutná Hora a una hora al este desde Praga en coche. Y si prefieres el vino, debes visitar el balneario de vino en Hustopeče o Lednicko-valtický areál (area de Lednice-Valtice) que, gracias a su superficie de 283,09 km2, se considera el paisaje compuesto más grande en Europa y, probablemente, también en el mundo. Y lo más importante – en la parte subterránea del Palacio de Valtice hay una exposición con degustación preparada por el Salón de vinos de la República Checa. Prácticamente todos los hoteles de wellness en la República Checa ofrecen paquetes interesantes para festejar el Día de San Valentín, así que basta con escoger entre relajarte con tu pareja en el ambiente romántico del palacio aristocrático de Mcely en Bohemia Central,  en el hotel de diseňo Omnia en Janské Lázně en Krkonoše  o en el hotel Maximus Resort que se encuentra cerca de la represa Brněnská.

También podrías celebrar el Día de San Valentín de modo no tradicional, pasar la noche de los enamorados en románticas localidades naturales, por ejemplo en Prachovské skály (las rocas Prachovské), disfrutar de la puesta del sol en Pravčická brána (la torre Pravčická), observar el paisaje desde el mirador Máj  en Bohemia Central que se encuentra cerca del pueblo Teletín, encima de los antiguos Svatojánské proudy (las corrientes de San Juan). Es una de las vistas más bellas al río Moldava.