Comunicado de prensa

Comunicado de prensa

Comunicado de prensa

Todos conocemos los patrimonios de la humanidad reconocidos por la UNESCO. Grandes construcciones, espectacular arquitectura, monumentos únicos y más. Pero hay otro patrimonio que no es posible verlo únicamente, para comprenderlo hay que vivirlo. Te compartimos algunos de los patrimonios culturales inmateriales de Chequia reconocidos por la UNESCO.

#TesorosChecos

1. Cabalgata de los Reyes de Slovácko

La Cabalgata de los Reyes tiene lugar en primavera, en el contexto de las celebraciones tradicionales de la fiesta de Pentecostés. Se celebra en las ciudades de Hluk y Kunovice, así como en las aldeas de Skoronice y Vlčnov. Un grupo de hombres jóvenes a caballo recorre las calles de las localidades en procesión. A la  cabeza de la cabalgata van grupos de cantores seguidos por pajes con sables desenvainados que forman la guardia del rey, un muchacho con el rostro en parte oculto que lleva una rosa en la boca. Tras de él viene el resto de los miembros de la cabalgata real. El rey y los pajes llevan vestidos de ceremonia de mujer y los demás caballeros llevan indumentaria masculina. El séquito, que va montado en caballos engalanados, se detiene de vez en cuando para entornar rimas breves que comentan jocosamente el carácter y la conducta de los espectadores.


Los cantores reciben óbolos que depositan en una hucha o en las botas de los caballeros del cortejo. Después de varias horas de cabalgata, los escoltas vuelven a sus casas y luego se encuentran en la casa del rey por la noche, donde se celebra una fiesta con música y baile. Las prácticas y las funciones de la Cabalgata de los Reyes se transmiten de generación en generación. Los ornamentos tradicionales en papel con los que se engalana a los caballos son confeccionados por mujeres y muchachas que conocen las técnicas, los colores y los motivos característicos de cada ciudad o aldea
 
2. Carnaval de Hlinecko 

En la ciudad de Hlinsko y seis aldeas vecinas, situadas al este de Bohemia, en la región de Hlinecko, se organizan una serie de cortejos populares. La celebración de esta costumbre tiene lugar tradicionalmente a finales del invierno, en tiempos de carnaval, esto es, el periodo que precede a la Cuaresma cristiana. Los hombres y muchachos de las aldeas se disfrazan con máscaras que representan personajes tradicionales, y que son de color rojo para los solteros o de color negro para los casados. Así enmascarados, van en cortejo por todas las casas de la vecindad, acompañados por una banda de música. El cortejo se detiene delante de cada hogar y, con el previo asentimiento del jefe de familia, cuatro hombres ejecutan una danza tradicional para propiciar una buena cosecha y augurar una vida próspera a la familia. Luego, a cambio de su actuación, los enmascarados reciben presentes y colectan dinero. Después de la visita del cortejo a la última casa de la localidad, se procede a la “condena a muerte de la yegua”, un ritual simbólico en el que se pronuncia una sentencia contra este animal por sus presuntos pecados, al mismo tiempo que se da lectura a un testamento en el que se abordan humorísticamente temas de actualidad. Tras la “ejecución” de la yegua, los enmascarados la resucitan con alcohol y acto seguido inician una danza con los espectadores presentes. Los cortejos de carnaval –prohibidos en los siglos XVIII y XIX por la Iglesia Católica y por el régimen socialista en el siglo XX– desempeñan un papel importante en el mantenimiento de la cohesión de las comunidades de aldeanos. Los jóvenes y los niños ayudan a efectuar los preparativos y los padres confeccionan copias de las máscaras tradicionales para sus hijos.



3. Cetrería
 
Consistente en criar, domesticar y entrenar para la caza a halcones, águilas, mileones y otras aves de presa, la práctica del arte tradicional de la cetrería se remonta a unos cuatro mil años atrás. Su práctica en muchas partes del mundo durante la Antigüedad y la Edad Media está ampliamente documentada. En un principio, el ser humano se sirvió de este arte para procurarse alimentos, pero su evolución posterior hizo que luego adquiriera otros valores y se integrase en las comunidades que lo practican como una actividad social y recreativa, y también como un medio de estrechar el vínculo del hombre con la naturaleza. Actualmente, la cetrería la practican personas de todas las edades en un número considerable de países que la consideran un símbolo cultural importante y la transmiten de generación en generación por diversos medios: tutorías, aprendizajes en el seno de las familias, cursos de enseñanza formal impartidos en clubs de cetreros y escuelas, etc. La cetrería moderna, además de centrarse en sus actividades tradicionales, también se focaliza en la salvaguardia de los halcones, así como de sus presas y hábitats. Aunque los halconeros son de diferentes orígenes, en todo el mundo comparten los mismos valores, usos y costumbres en lo que respecta a la cría y el adiestramiento de las aves, al equipamiento utilizado y a la relación entre el cetrero y su halcón. Forman también parte de la comunidad de la cetrería las entidades que se consagran a la cría, los cuidados veterinarios y la salvaguardia de las aves de presa, así como las que se dedican a fabricar equipamientos para los cetreros.

4. El legado de las marionetas
 
En comunidades de Chequia y Eslovaquia el teatro de marionetas no sólo es un una forma tradicional de entretenimiento popular, sino que también es representativa de una determinada visión del mundo y constituye un instrumento educativo susceptible de transmitir mensajes sobre los valores morales. Las marionetas representan personajes reales o imaginarios, se fabrican con madera y sus movimientos se animan con técnicas diversas. Los primeros depositarios de esta práctica cultural fueron familias de titiriteros itinerantes que fueron asimilando paulatinamente en su repertorio elementos lingüísticos y temáticos de las localidades por donde pasaban, lo que desembocó en la creación de personajes cómicos con características distintivas. En Chequia y Eslovaquia el teatro de marionetas es parte integrante las tradiciones escénicas locales y de la tradición literaria de ambos países. También desempeña una función importante de socialización para sus intérpretes, ya que contribuye al desarrollo de su pensamiento creativo, a su aprendizaje de los principios de cooperación y comunicación, y la consolidación de su sentimiento de identificación social. Los espectáculos de marionetas acompañan otras prácticas culturales tradicionales y eventos festivos como celebraciones, mercados y ferias, pero hoy en día han adoptado formas diferentes a pesar de que todavía se siguen basando en la tradición. Los depositarios de esta práctica cultural son los dramaturgos e intérpretes, así como los diseñadores de los decorados y los artesanos que fabrican los títeres y su vestuario. Las técnicas y los conocimientos vinculados con el teatro de marionetas se transmiten en el seno de las comunidades de intérpretes mediante la imitación y la práctica. En Eslovaquia también se transmiten en el seno de dinastías ancestrales de titiriteros, y también mediante talleres organizados por asociaciones sin fines de lucro y escuelas de música y arte.



#AlgoPorVivir en DestinoChequia
 
1. Primavera de Praga
11 Mayo al 02 de Junio

Desde hace más de 70 años, el festival internacional de música, Primavera de Praga, forma parte de los eventos culturales más representativos de la República Checa. El desfile protagonizado por los mejores artistas del mundo, orquestas sinfónicas y conciertos de cámara es algo exclusivo. Ha superado los cambios de régimen y los dramáticos cambios culturales de siete décadas. Y todo gracias a los espectadores que apreciaron y todavía aprecian la verdadera calidad artística.
 
El Primavera de Praga surgió durante las primeras celebraciones del fin de la II Guerra Mundial y, desde ese momento, ha atraído a aficionados de la música y a excelentes artistas. Su debut internacional, en el festival del año 1946 al 1947, fue protagonizado con el posterior célebre director Leonard Bernstein.
 
Entre otros célebres intérpretes estuvieron, por ejemplo, los violinistas David Oistrach, Yehudi Menuhin o Shlomo Mintz. Pianistas como Svjatoslav Richter, Artur Rubinstein y Rudolf Firkušný. O los vocalistas Galina Višněvská, la cual encontró en el Primavera de Praga a su compañero profesional y sentimental Mstislav Rostropovič, Elisabeth Schwarzkopf, Dagmar Pecková y Magdalena Kožená, Peter Schreier, Luciano Pavarotti y Peter Dvorský.
 
Los conciertos y espectáculos que tienen lugar durante el festival se hallan por toda Praga por lo que, aparte de la buena música, también podrás descubrir las bellezas históricas de los monasterios, iglesias y museos. Sigue siendo el centro del festival el monumental Rudolfinum, ubicado a la orilla del río Moldava (Vltava) y la joya arquitectónica de estilo secesionista Casa Municipal (Obecní dům).

2. Testing Festival Praga
17 al 18 de Junio
 
Celebrando 10 años de este festival te espera micro y mini cervecerías de la ciudad y región que presentan sus mezclas y sabores en este fin de semana de junio.
 
50 pequeñas cervecerías  estarán presentes a la orilla del río Vltava en Praga 2 el 17 y 18 de junio del 2022.  La entrada al festival y al programa cultural que lo acompaña será gratuito, pero la condición para la degustación de cerveza será la compra de la tradicional  jarra de cristal de 0,3L. Que incluye   la tarjeta de degustación del festival y el lápiz oficial, costará 100 coronas checas. Será posible usar la misma taza en ambos días del festival.
 
Disfruta la música, los sabores y las sorpresas de este festival que te espera para coronar el verano.

Chequia en una imagen


La región de Pardubice vuelve a ponerse en el punto de mira de los viajeros más curiosos e intrépidos al construir el puente colgante más largo del mundo. El pequeño pueblo de Dolní Morava, con apenas trescientos habitantes, se ha convertido en uno de los lugares que hay que marcar en el mapa de la República Checa para vivir una emoción que pone a prueba el temor a las alturas. Este desafío, que ha requerido de dos años para culminarse, tiene nombre propio: Sky Bridge 721. El puente hace honor a su nombre y mide 721 metros de largo, una extensión con la que se bate el récord que ostentaba el puente portugués de Arouca con 516 metros. Sus 120 centímetros de ancho potencian aún más la impresión al caminar.
 
Esta particular plataforma, que no dejará a nadie indiferente, se sitúa en la estación de alta montaña de Dolní Morava, en el noreste de la República Checa, entre las Montañas del Águila y de Jeseník. Además, la visita a esta zona no termina en esta atracción sino que se puede continuar disfrutando de una pista de trineo, un sendero entre las copas de los árboles y otras tentaciones igual de llamativas. Sin duda, propuestas más que recomendables para que lo programes en tu próximo viaje a Chequia.

#HistoriasDesdeChequia

Postales desde Chequia "El museo entre los bosques de Valaquia"

Cuando escuchas la palabra museo la mente te lleva a grandes edificios que protegen obras de arte y te muestran artículos detrás de  un cristal. Sin embargo en República Checa en la región de Zlin tenemos un museo vivo que te llevara a viajar en el tiempo. EL museo al aire libre de Valaquia ubicado en la ciudad de  Rožnov pod Radhoštěm te llevara a vivir experiencias únicas.