Tendencias gastronómicas mundiales en la República Checa

Tendencias gastronómicas mundiales en la República Checa

¡Prueba la comida tradicional checa en su versión moderna, una fusión experimental y la cocina de autor moderna!

HomeWhat's NewTendencias gastronómicas mundiales en la República Checa
Cuando viajas, percibes las diferencias y vivencias con todos los sentidos, incluyendo el sentido tan esencial que es el sabor. Si no pruebas la cocina local, te pierdes una gran experiencia de tu viaje. La escena gastronómica en República Checa va evolucionando tan rápido como en cualquier otra parte de Europa. En las ciudades podrás sentarte y probar algo prácticamente en cualquier esquina. Tanto la cocina checa, en su versión tradicional, o la moderna, más ligera, como la cocina asiática en todas sus formas —desde la del cercano oriente hasta la japonesa— o también la sudamericana. No solo las metrópolis más grandes, como Praga o Brno, tienen restaurantes de calidad donde preparan comida del mundo entero. También en las regiones tipo Olomouc en Moravia o Tábor en Bohemia del Sur, podrás encontrar unos de los mejores restaurantes en República Checa que no pierden de vista las tendencias mundiales evolucionándolas a su manera.

Las estrellas checas de la guía Michelin

La buena noticia es que la comida de calidad ya no se cocina solo en Praga. Buenas ideas para platos interesantes y el entorno correspondiente vuelan por todo el país. Hay varias razones para esto. Los checos no quieren conformarse con lo que tienen, pero buscan nuevas formas. Viajan mucho, aprenden y traen su experiencia al país. Al mismo tiempo, resulta que la República Checa también puede ser un entorno interesante para los extranjeros hábiles a quienes les gusta establecerse aquí y cocinar sus especialidades o buscar originales fusiones de cocina tradicional y moderna.
 
El creciente interés por la buena comida se puede ver, por ejemplo, en la enorme popularidad de las series gastronómicas de televisión, ya sean de procedencia nacional o extranjera, que tienen un gran índice de audiencia. Incluso la gran popularidad de la literatura culinaria. Y finalmente, cuando no hay confinamiento, incluso en el número de clientes de restaurantes de calidad.
 
Al principio fue lento y un poco torpe. Incluso antes de la Revolución de Terciopelo, los primeros restaurantes chinos aparecieron en la República Checa. Alrededor de 1989 y siguientes, las pizzerías comenzaron a crecer como hongos. Luego, algunas pizzerías ampliaron el menú a pastas y otros platos italianos. Especialmente durante la guerra de Yugoslavia, vinieron aquí hábiles chefs de los países de la antigua Yugoslavia. Luego los checos empezaron a descubrir el primer sushi, comida mexicana, cocina tailandesa o coreana. Hoy en día, los restaurantes indios o nepaleses son algo natural, así como las influencias sudamericanas.
 
No hace mucho tiempo, la comida vietnamita comenzó a ganar una inmensa popularidad, especialmente gracias a la considerable minoría vietnamita que vive en la República Checa. El mercado vietnamita de SAPA en las afueras de Praga se ha convertido en un destino popular para los checos que van allí no solo para comprar, sino también para comer bien.
 

La primera estrella Michelin

 
Todo ello repercute en la aparición de nuevos restaurantes interesantes, en los que intentan ir más allá y no ceñirse a una sola influencia. Ofrecen fusiones interesantes, no temen experimentar.
 
La primera estrella Michelin, no solo en la República Checa, sino también en los países de Europa Central y del Este, fue otorgada en 2008 al entonces restaurante italiano Allegro en el Hotel Four Seasons de Praga. Dos años más tarde, dos chefs checos, Roman Paulus del restaurante Alcron del Radisson Blu Alcron Hotel y Oldřich Sahajdák de La Degustation Bohême Bourgeoise, que se especializa en cocina clásica checa de finales del siglo XIX, recibieron, como primeros checos, la estrella Michelin. En 2016, fueron complementados por el chef Radek Kašpárek con el restaurante Field de Praga.
 
Al comienzo de la serie libre de este año sobre la Chequia gourmet, te ofreceremos algunas sugerencias sobre restaurantes y bares interesantes a través de todo el país.
 

PRAGA

 
Cocina kosher
Una gran comunidad judía ha vivido en el centro de Praga durante siglos. De la cocina tradicional kosher parte el restaurante King Solomon cerca de la Plaza de la Ciudad Vieja. El menú incluye, por ejemplo, caldo festivo de aves con albóndigas de matzá y pasta o cordero cocido con patatas y zanahorias dulces.
 
Falafel famoso
Los propietarios del Bistró Paprika se mudaron a Praga desde Israel y cocinan según recetas israelíes. Encontrarás un pequeño bistró cerca de la estación de metro I. P. Pavlova, hay unos pocos asientos y casi siempre están llenos, porque el hummus local, el falafel o el schwarma vegano son realmente famosos. Recientemente, los propietarios abrieron otro local en la estación de metro Anděl, donde hay más asientos y también estarán encantados de prepararte la comida para llevar.
 
Golosina poco común
Lukáš Vašek empezó como muchos gourmets: nunca estudió gastronomía ni repostería, pero quería probar algo nuevo. Abrió la panadería Oh Deer Bakery cerca de la calle Národní třída en Praga, donde se vende la llamada crobliha, que es una rosquilla hecha de masa de croissant, que se fríe como un buñuelo checo. Un manjar dulce y, sobre todo, decorado y multicolor que tienta a todos los que les gusta experimentar. Prueba la variante con crema de pistacho y polvo de frambuesa o una combinación de caramelo salado y Rafaello.
 
Arte de la panadería de Islandia
Davíd Arnórsson recibió el premio Tarta del año 2017 en Islandia y recibió el premio de las manos del presidente islandés. En lugar de continuar su carrera bien iniciada, David decidió mudarse a Praga y presentar especialidades según las recetas tradicionales islandesas. Cerca de la parada de tranvía de Újezd, tiene la panadería Artic Bakehouse, donde calienta un horno todos los días y hornea pan de masa madre o caracolas de canela con glaseado de vainilla. En la panadería también vende bollería frita con cardamomo o rosquillas con pasas ástarpungar, que ofrece como “bolas de amor” debido a la dificultad de pronunciación.
 
Otro Norte
La cocina escandinava también inspira al propietario Radek Kašpárek, el chef del restaurante praguense Field, quien nuevamente revalidó la estrella Michelin en 2020. Se hace hincapié en la presentación sencilla y sin adornos en los ingredientes y platos. La comida en ese restaurante atrae no solo por su sabor sino también por la apariencia. Se puede degustar arcilla de sangre de toro, hormigas secas en escabeche, corazón de gamo seco rallado o chips de talón de Aquiles de toro. Radek Kašpárek no teme a los ingredientes atrevidos ni a las recetas que utilizan ingredientes redescubiertos de los prados y arboledas checas, como la raíz negra o el nabo.
 
Mezcla asiática
Por toda Praga se pueden encontrar restaurantes japoneses, coreanos o vietnamitas. También crece el número de cafés que sirven café filtrado vietnamita con leche condensada. También son muy famosas las cafeterías Caféfin, cerca de la estación de metro Jiřího z Poděbrad, o Ca phe, donde se puede disfrutar no solo de café, sino también de crepes de coco o de una baguette vietnamita tradicional. Gracias a la comunidad vietnamita también se ha creado el centro comercial y cultural SAPA. En una superficie de 250 mil metros cuadrados encontrarás un auténtico lugar vietnamita, donde hay un laberinto de calles y callejones, llenos de restaurantes y cafés. Ve a SAPA o reserva una excursión en inglés, los guías te presentarán los lugares más interesantes de todo el recinto.
 

OLOMOUC

 
Juego de mariposas
El chef Přemek Forejt trabajó en el restaurante L'Autre Pied de Londres, galardonado con una estrella Michelin, y también cocinó en el famoso restaurante Koishi de Brno. En 2015 abrió en Olomouc el restaurante Entree. Te sorprenderá no solo por el interior original, sino sobre todo por el estilo que el chef presenta a sus clientes. Hace hincapié en la calidad de los ingredientes locales y también es juguetón. El menú incluye, por ejemplo, vieiras con hinojo, la comida se llama Hazla tú mismo. El cliente compone la comida él mismo de acuerdo con el plan adjunto y finalmente tiene una comida en forma de mariposa en su plato.
 
Modernidad en el Barroco
Eva Dlabalová y Petr Heneš llevan el hostal de diseño Long Story Short en Olomouc, que el diario británico The Guardian ha incluido en su lista de los diez mejores hostales nuevos del mundo. Los propietarios reconstruyeron la antigua fortificación barroca. Además del alojamiento, aquí se ofrece desayuno o almuerzo en el bistró, que combina la cocina tradicional checa con un estilo moderno. El menú incluye, por ejemplo, codillo de cordero, cebada perlada, espinacas, avellanas o bacalao con puré de guisantes.
 

OSTRAVA



Desayuno en estilo francés
El belga David Girten fue a Ostrava hace años por amor. Se casó allí y abrió el bistró Lapeco, que evoca el estilo de los cafés franceses y belgas. El menú de desayuno incluye excelentes croissants, gofres y sándwiches. El chef también ofrece un sándwich especial con mantequilla, huevos revueltos, tocino y rúcula, junto con zumo recién hecho o café para llevar.

PILSEN


 
Dulce y salado
Una parte de la cocina tradicional checa es una guarnición llamada knedlíky (bolas de masa hervida). Se suele servir con carne y salsa, las bolas se hacen con masa de patata o harina blanca y pan blanco. Las bolas de masa también se preparan con varios tipos de rellenos. Los propietarios de la empresa Dumbplings Factory de Pilsen apostaron a la variedad de sabores. El estilo de Bohemia antigua es, por ejemplo, Mermelada de ciruelas y amapola, Arándano y canela, también puedes tomar Limoncello. Las bolas también tienen un relleno salado, como la tradicional Carne ahumada checa con espinacas, pero también Curry o Dirty Dog BBQ.

BRNO

 
Ejemplo de Berlín
Brno es la segunda ciudad más grande de la República Checa y encontrarás allí bistrós para estudiantes, elegantes y extravagantes restaurantes y cafés retro. Uno de las estrellas es Bistro Franz, cuyo propietario se inspiró en los negocios de Berlín y París. Las sopas, los bocadillos y el menú del día se elaboran con ingredientes locales. Para el desayuno, toma un burrito vegetariano con aguacate o papilla de avena y maní.
 
Un solo de carne
Los propietarios del food truck Būcheck, que está aparcado en la plaza Zelný rynk, en el centro de Brno, sirven una buena cantidad de carne. También tienen experiencia en cómo cocinar y servir en el extranjero y decidieron ofrecer algo especial. El menú incluye panceta de cerdo asada con maní, salsa Hoisin y cilantro o el famoso cerdo desmenuzado o patatas fritas en manteca de cerdo.
 
Estilo saludable
La escena gastronómica de Brno no puede prescindir de la cocina asiática, además de los restaurantes, también crece el número de cafés y bistrós. Uno de los novatos es Cà Phê Cổ, que ofrece café vietnamita con yema de huevo o papilla de arroz con pollo y hierbas. Un concepto interesante lo tiene 3F by Mori, donde apuestan a una combinación de comida saludable de primera categoría, que puedes comer directamente en el local o pedirla para llevar. Se orientan a la cocina japonesa y coreana. Puedes elegir entre una amplia gama de juegos de sushi, ensaladas y otros platos preparados, o puedes pedir que te preparen algo que tengas ganas de comer. El interior minimalista fue diseñado por el estudio londinense Identity Design.

MIKULOV



Tradición judía
La ciudad morava de Mikulov atrae a turistas de todo el mundo no solo por sus monumentos históricos, sino también por su excelente gastronomía. El chef eslovaco Marek Ihnačák trabajó en el restaurante con estrella Michelin Pied-á-Terre en Londres y también cocinó en el restaurante Fifteen de Jamie Olivier, donde se convirtió en el Sous chef. En Mikulov, lleva el restaurante del Hotel Tanzberg, su concepto se basa en la cocina judía y se refiere a la historia de la comunidad judía, que vivió aquí desde el siglo XV. Por ejemplo, Ihnačák cocina la carpa al estilo judío en vino blanco con ajo asado, cebolla y puré de patatas. El restaurante también tiene una gran selección de vinos de Moravia.

TÁBOR



Un nuevo clásico checo
El restaurante Goldie del hotel Nautilus se ha convertido en los últimos años en uno de los restaurantes mejor valorados de la República Checa. Según el guía gourmet Pavel Maurer, es el décimo mejor restaurante de la República Checa. El chef Martin Svatek confía en una fusión de cocina checa e internacional. Se refiere a platos checos convencionales, pero los prepara en una versión ligera, como lomo de venado a la plancha con salsa de escaramujo con frambuesas, repollo asado, calabaza marinada y polenta.
 

ČESKÉ BUDĚJOVICE



Monumento gastronómico
Hay una serie de agradables cafeterías y restaurantes en la ribera de České Budějovice. Dirígete desde el río hasta la plaza principal de Přemysl Otakar II, y de camino visita Solnice, que es un edificio de estilo gótico tardío que ganó el título de Monumento del Año en 2019. Allí, donde solía haber un almacén de sal, hoy encontrarás un restaurante con una cervecería. Preparan aquí cocina checa e internacional. Prueba, por ejemplo, la sopa llamada Kulajda de Bohemia del Sur con huevo escalfado y setas asadas ​​o costillas de cerdo ligeramente ahumadas con salsa “Jack Daniels” y ensalada de col.