Prueba el sabor de la Navidad checa: Montones de pastelitos y platos exquisitos

Prueba el sabor de la Navidad checa: Montones de pastelitos y platos exquisitos

Si planeas celebrar las fiestas navideñas en la República Checa, seguramente probarás pastelitos navideños, así como el plato tradicional de Nochebuena —sopa de pescado y carpa con ensalada de patata—.

La Navidad ya está tocando las puertas y si la pasas en la República Checa, experimentarás una buena dosis de emociones y, sobre todo, degustarás muchísimos tipos de comida. Según las fuentes históricas, la cena de Nochebuena debería incluir siete o hasta nueve platos, pero no te preocupes, por favor, hoy vamos a mencionar solo la sopa y el plato principal.

La sopa de pescado es “el fondo”

La cena de Nochebuena, en un restaurante así como en casa de amigos, siempre comienza con la sopa de pescado. Esta sopa forma parte de la tradición navideña no solamente checa, se prepara de la carne y las cabezas de carpa, vegetales de raíz, agua y especies. Arregla todo lo que necesites aún antes de sentarte a cenar. Según las supersticiones de aquí no deberías abandonar la mesa antes de que todos terminen de comer. ¿Por qué? Para que la familia se mantenga unida. Una escama de pescado debajo de tu plato no significa que la ama de la casa sea desordenada; es otra de las tantas costumbres checas. Si guardas esta escama, el año entero no te faltará dinero.

Carpa como plato principal

El plato principal típico en la República Checa es la carpa frita con ensalada de patata. El pescado tiene su lugar firme en la mesa navideña desde hace varios centenares de años. Es que el pescado es un plato de ayuno, por lo tanto los buenos cristianos comían sobre todo distintas comidas de pescado. Antes existían varios modos de preparar la carpa – “a la azul” (hervida con vinagre diluido o vino blanco con vegetales de raíz) o “a la negra” (en una salsita dulce de mermelada y pan de miel); pero la carpa frita es la más popular. La exquisita ensalada checa de patata seguramente será la mejor guarnición. La primera mención de esta ensalada en los libros de cocina checa data del año 1924, sin embargo es muy difícil imaginarse la cena de Nochebuena sin esta ensalada. ¿En qué lugar de Praga puedes degustar el menú navideño? Prueba el restaurante de palacio en Krč Chateau St. Havel, el restaurante U Modré kachničky que se encuentra en una callejuela estrecha en Malá Strana, o el Restaurante Francés que radica en la Casa Municipal y tiene más de cien años de tradición.

Endulza tu Navidad

¿Qué Navidad sería ésa sin el típico montón de pastelitos navideños preparados durante el Adviento? Podrás probarlos no solo en  los mercadillos navideňos, sino también en varios cafés, pastelerías y panaderías. Las diminutas medialunitas de vainilla y las galletas linzer son las más populares y tú seguramente las probarás durante las fiestas navideñas en la República Checa. La trenza navideña “vánočka” es un pan dulce especial que no puede faltar en una mesa navideña. Se prepara de masa levada con pasas y almendras. La forma de la “vánočka” copia la imagen del niño Jesús envuelto en manta y es símbolo de vida nueva y fertilidad. La “vánočka” es muy popular no solo en la Navidad sino también para acompañar el café con leche, desayunar o merendar.

Allí va la receta para preparar las tradicionales medialunitas de vainilla 

  • 280 g de harina refinada
  • 200 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar en polvo
  • 120 g de nueces de castilla ralladas
  • 1 paquetico de azúcar de vainilla y azúcar en polvo para envolver las medialunitas
1. Añadir mantequilla derretida, azúcar en polvo y azúcar de vainilla a la harina refinada. Al final añadir las nueces ralladas. Elaborar una masa y dejar que descanse un rato en el refrigerador.
2. Formar un cilindro de la masa preparada de 2 cm de diámetro, cortar perpendicularmente en rodajas uniformes.  Con la mano preparar medialunitas y colocarlas sobre la bandeja para hornear con papel  parafinado. Hornear durante unos 10 o 15 minutos en el horno previamente calentado a 150 °C, hasta que las medialunitas se pongan doraditas. Envolver las medialunitas calientes en azúcar en polvo.