En verano el río y los jardines invitan a los visitantes de Praga

En verano el río y los jardines invitan a los visitantes de Praga

El verano en Praga se puede sobrevivir únicamente sabiendo dónde y cómo. ¡Experimente las reconocidas sugerencias de los praguenses!

En Praga se puede sobrevivir el calor estival con más fácilidad de lo que usted piensa. Las estrechas callejuelas de la la Ciudad Vieja y de Malá Strana ofrecen frescor y sombra, y en las iglesias hay unos cuantos grados menos. Luego naturalmente está el río Vltava y sus orillas, las fuentes, o los parques y los jardines, en los que descansará debajo de árboles centenarios. ¿Dónde encontrará esos lugares?

En las orillas del río Vltava


Junto al agua el calor se soporta mejor que en las calles que abrasan. El río Moldava y sus muelles le extienden su mano auxiliadora. Un lugar perfecto para refrescarse en verano es náplavka la zona del malecón junto al Moldava, sobre todo el tramo del muelle Rašínovo nábřeží en la orilla derecha, que va desde Vyšehrad hasta el puente Jiráskův most. Al que le apetezca darse un paseo por el río, puede subir a uno de los barcos de excursiones; precisamente desde aquí salen los vapores con ruedas  que navegan hasta la confluencia de los ríos Vltava y Elba en Mělník, al embalse de Slapy o al parque zoológico de Praga.  En el malecón encontrará muchísimos cafés y bares, podrá echarles de comer a los patos y los cisnes o refrescar los fatigados pies en el agua. En la orilla izquierda, a lo largo del muelle Hořejšího nábřeží y a contra corriente entre los puentes Mánesův most y Štefánikúv most hay tramos más cortos para pasear junto al río. En la isla Eslava Slovanský ostrov y en el malecón Smetanovo nábřeží entre el puente de Carlos y el Teatro Nacional descubrirá puestos en los que se alquilan pedaletas y barquitos.

El verano en la piscina Žluté lázně


Si sale del centro de la ciudad a contracorriente del río Moldava, llegará al barrio de Podolí. Además de una gran piscina cubierta y otra al aire libre,  encontrará aquí la piscina Žluté lázně, un área de relax y deporte en la misma orilla del río Moldava con playas de hierba verde, que según la CNN se inscriben entre las diez mejores playas urbanas de Europa. En el área puede jugar al balónpie, voleibol playa, petanca o tenis de mesa, practicar el esquí acuático o paddleboarding (surf de remo).  Puede alquilar todo tipo de material  deportivo, así como embarcaciones, pedaletas, patinetes, patines in-line o bicicletas.  En el área no faltan cervecerías, bares, una sala de baile y un campo de juegos infantiles.

Paseando por los viñedos y los jardines


Contra el sol ardiente encontrará alivio en los jardines. En el mismo centro de Praga está el oculto oásis verde del jardín Františkánská zahrada, al que llegará cruzando por el pasaje Alfa directamente desde la plaza de Wenceslao, por el pasaje Světozor desde la calle Vodičkova ulice o por la entrada desde la plazoleta Jungmannovo náměstí. Otro cobijo parecido contra el ruido de la capital es el parque Vojanovy sady con un pequeño lago en el barrio de Malá Strana; no lejos de allí puede visitar el restaurante Hergetova cihelna con la muy original “fuente haciendo aguas menores” y el Museo Franz Kafka. También se salvará del calor en los jardines alrededor del castillo de Praga, en los que se alza el  palacete de verano de la reina Ana, en el  parque de Petřín, en el extenso parque Stromovka y en el Jardín botánico con el invernadero Fata Morgana y la viña de Santa Clara. En los cálidos días de verano es agradable saborear una copa de vino fresco en una terraza, debajo de los pámpanos de la vid, gozando de la preciosa vista del valle del río Moldava, el palacio Trojský zámek y el panorama de Praga.