Encuentra nuevas energías en los balnearios de Bohemia y Moravia

Encuentra nuevas energías en los balnearios de Bohemia y Moravia

Visita los balnearios de la parte occidental de la República Checa,los lugares donde recobrarás las fuerzas que brotan de las entrañas de la tierra.

Los viejos romanos ya conocían el beneficioso efecto de las termas. Aunque la tradición de los balnearios checos y moravos no se remonta a aquellos tiempos, pueden sentirse orgullosos, porque tanto Karlovy Vary como Teplice tienen una tradición de siglos. Muchos reyes, emperadores, compositores o poetas, en una palabra la crema de la crema de los tiempos remotos, acudían para cobrar fuerzas de las fuentes termales. Sin embargo, los dos lugares citados no son los únicos a los que viajan los huéspedes que buscan reposo y servicios de wellness de alta calidad. Vente con nosotros a pasear por los balnearios checos más populares, te inspirarás y recuperarás fuerzas para la primavera y el verano. Guardamos lo mejor para el final.

Bohemia del Norte

En Bohemia del Norte, además de dos pequeños centros termales como Libverda o Kundratice, se encuentra el balneario de Teplice, el más antiguo de Chequia, que es uno de los más antiguos de Europa Central. Los celtas ya disfrutaban de las aguas termales del lugar.  La historia de las termas empezó hace 18 mil años, cuando las lluvias que bañaban la cadena montañosa de Krušné hory empapaban la tierra, absorbiendo las altas temperaturas y los minerales que siguen aquí presentes hasta nuestros días. Teplice es una pequeña romántica ciudad que debe su fundación al cerdo cojo.
 
El animal tenía una pata enferma y se extraviaba porque no podía seguir la piara y el pastor estaba acostumbrado a que el cerdo se quedara atrás. Un día el pastor se fijó que, aunque el cerdo ya mantenía el paso con la piara, de vez en cuando desaparecía. Decidió seguirlo y descubrió que el animal se dirigía hacia una fuente para revolcarse en el fango. Sin perder tiempo el pastor avisó al hidalgo local de su discubrimiento. Este último fundó la ciudad de Teplice, que es balneario desde el siglo XII. Cerca de Teplice encontrarás otros balnearios más pequeños, p.ej. Bílina o Dubí.
 
En este último municipio te sorprenderá la iglesia, construida en estilo del gótico veneciano. Se la considera la obra veneciana ubicada más al norte de Europa. Con Italia se vincula también el romántico palacio en el municipio de Duchcov, donde Giacomo Casanova, el famoso galán pasó sus últimos días.  Cuando visites los balnearios de Bohemia del Norte no te pierdas nada de lo dicho.  También encontrarás excelentes servicios de wellness en los populares centros de turismo de verano en las montañas Jizerské o en las del Gigante Krkonoše.

Bohemia del Sur

Los conocidos tratamientos con envolturas y el relajante ambiente del lugar dan fama a la ciudad balneario lázně Třeboň en Bohemia del Sur. La turba de Třeboň, una de las mejores de Europa es la que garantiza la calidad de los tratamientos con envolturas. La ciudad se siente orgullosa por su plácido ambiente en medio de un paisaje lleno de estanques artificiales. Toda la región Třeboňsko es una famosa zona de piscicultura declarada Reserva de Biosfera, inscrita en la lista de la UNESCO.  El paisaje está salpicado por una multitud de grandes y pequeños estanques y pozos de agua entre los que serpentean las sendas ciclistas, gracias a las que podrás amenizar tu estancia, haciendo excursiones en bici o simplemente paseando.  Třeboň ofrece muchos más alicientes. Uno de ellos es su precioso palacio, auque la región Třeboňsko se ha hecho famosa por sus estanques articifiales y sus especialidades de pescado.  ¿Qué te parece si pruebas las prismitas de carpa fritas?
 
En  Bohemia del Sur podrás visitar el pequeño balneario Bechyně o disfrutar de estancias wellness  en las montañas de Šumava.

Bohemia Oriental

Los balnearios donde se respira el aire puro de montaña son la panacea que cura todas las dolencias. La aeroterapia se aplica en el balneario de Janské lázně , la pequeña ciudad que linda con el Parque Nacional  Krkonošský národní park. Se extiende al pie de la montaña Černá hora, a cuya cumbre te llevará en invierno o en verano la telecabina, queaprovechan los esquiadores, los ciclistas y los senderistas. Se cuenta que la fuente termal del Janské lázně fue descubierta por unos prospectores que buscaban metales preciosos en las pendientes de las montañas checas. En la columnata del balneario encontrarás la imagen del mítico y severo gigante Krakonoš (el patrón de la sierra de Krkonoše), quien vela por que se mantenga el orden en los bosques y los valles. 
 
En Bohemia Oriental se halla el pequeño balneario lázně Bělohrad, en el que tratan los problemas del aparato locomotor.  A poca distancia del balnearion Bělohrad están las montañas y cerca el safari de Dvůr Králové.  La estancia en el balneario de Bohdaneč será una experiencia arquitectónica, porque el municipio es famoso por su arquitectura de estilo funcionalista.

Moravia

Pocos pueblos balnearios llevan un nombre tan pintoresco como Karlova Studánka (Fuentecilla de Carlos) y son pocos los que son tan pintorescos.  La aldea más alta de la región tiene apenas unos 200 vecinos. Si tienes la impresión de haber oído su nombre, será por el esquí. Muy cerca se alza el monte  Praděd, el pico más alto de Moravia, que es hermoso en primavera y en verano. Si buscas un balneario, servicio de wellness y descanso lejos del mundanal ruido, visita Karlova Studánka en la linde entre Moravia y Silesia.
 
Al pie de la sierra montañosa de Jeseníky se encuentra el balneario termal de Velké Losiny, rodeado por un extenso parque-bosque. Gracias a su entorno Velké Losiny es el balneario más conocido de Moravia. Y a lo mejor, el recién construido Agua Parque Termal, único en la República Checa, pronto convertirá al balneario en el más famoso del país.
 
La pequeña ciudad balneario Hodonín, que saca ventaja de la buena calidad de su agua con yodo que cura el reumatismo y la artrosis, también se halla en Moravia del Sur. El balneario de Hodonín es un centro moderno, y aunque sea uno de los jóvenes de la  República Checa, es uno de los más solicitados. Además de ostentar un alto nivel de servicios, la razón de peso para visitar Hodonín estriba en que a dos pasos se encuentra el Complejo de Lednice-Valtice con su paisaje cultural  único, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
 
Cuando quiera parar un momento y coger el aire durante el viaje por la harmónica Moravia del Sur, visite Luhačovice. Miles de visitantes, que disfrutan aquí de la tranquilidad y relajación, aprecian cada año el agradable ambiente local y una original arquitectura y hacen excursiones por los bellos alrededores.

Occidente

Si emprendemos el viaje en dirección occidental, toparemos con a lo mejor de todo. Bohemia Occidental es la región de los balnearios más famosos, y no solo de la República Checa.  Son conocidos en el mundo entero, así como los famosos huéspedes que los visitaron. En el siglo XIV el rey  Carlos IV fundó Karlovy Vary y, de hecho, podríamos contarlo entre los famosos visitantes. No obstante, el gran auge de Karlovy Vary llegó dos cientos años más tarde y desde entonces no se ha detenido.  La rica nobleza contribuyó mucho a la fama del lugar.
 
Entonces llegaron, entre otros personajes, el zar de Rusia Pedro el Grande o Elisabeth, llamada Sissi, emperatriz del Imperio Austro Húmgaro. Además pasaron por aquí Wolfgang Amadeus Mozart, Nikolái Vasílievich Gógol, Niccolò Paganini o Sigmund Freud. ¿Qué más les atrajo a Karlovy Vary? Los efectos terapéuticos de las fuentes termales únicas, que brotan desde una profundidad de 88 metros (288 ft), siendo la temperatura de la gran fuente “Vřídlo” de 72°C (161°F). Y además hay que contar con la hermosa naturaleza entre las montañas Krušné hory y la reserva protegida del bosque Slavkovský les. Y no hay que olvidar la romántica arquitectura de estilo barroco y modernista que convierte el centro de la ciudad, que se extiende en las dos orillas del río Teplá, en uno de los balnearios más visitados de Europa.
 
No en balde se suele hablar del triángulo de balnearios de Bohemia del Sur. Lo forman Karlovy Vary y el igualmente hermoso balneario de Mariánské lázně, que suele llamarse la ciudad de los parques y bosques.  Los puntos dominantes son la columnata con estructura de hierro forjado y la Fuente Cantarina. En la misma ciudad y en sus alrededores brotan unas cien fuentes minerales. El tercer vértice del triángulo es el pequeño balneario de Františkovy lázně, declarado reserva urbana protegida. Aquí se encuentra el popular Aquaforum, mundo acuático y relax termal que atrae a los visitantes.
 
Aún más cerca de las montañas Krušné hory se encuentra Jáchymov, el primer balneario del mundo con agua de radón.  El tratamiento con agua de radón, a diferencia de otras aguas, carece de efecto químico y es solo energético. La fuente con la excepcional riqueza natural está en una mina a medio kilómetro de profundidad (1640 ft).
 
El balneario lázně Kynžvart ubicado en Bohemia Occidental se dedica al tratamiento terapéutico de los niños. También pueden acudir a curarse las personas con problemas de la piel, de la respiración o las que sufren depresiones. Merecerá tu visita la cercana residencia de verano de estilo barroco y clasicista del que fuera canciller austriaco Klemens von Metternich. Independientemente de cómo fuera el príncipe Metternich, hay que reconocer que estimaba la fuerza de la educación y junto con su hijo fundó una de las bibliotecas palaciegas más importantes.
n-spa-where-to-go

n-spa-where-to-go