Los senderos más populares entre los aficionados al esquí de fondo

Los senderos más populares entre los aficionados al esquí de fondo

Paisaje nevado, huella blanca, vistas espléndidas y aire fresco…. coge tus esquís y sal a las montañas checas y moravas en busca de la huella blanca.

Las montañas representan un paraíso para los aficionados al esquí de fondo y prácticamente cualquier persona puede practicar este deporte tan popular en la República Checa. Las zonas montañosas ofrecen unas condiciones excelentes y las huellas son acondicionadas con máquina, basta con engrasar y salir a deslizarse por la huella blanca. La situación actual y las buenas condiciones de los diferentes senderos se pueden seguir por Internet.

La ruta Krkonošská magistrála

Las montañas Krkonoše representan, sin lugar a dudas, el mayor paraíso invernal para practicar el esquí de fondo.  La ruta Krkonošská magistrála  de 71 km de largo atraviesa las montañas de Krkonoše. Otros 500 km de senderos y de recintos locales para esquiadores están conectados con esta ruta general. La parte central de las montañas Krkonoše y los alrededores de Špindlerův Mlýn  ofrecen las mejores condiciones de la nieve. Aquí podrás practicar el esquí de fondo también en los senderos de competencia en Mísečky. Estos senderos cumplen las normas internacionales FIS. La ruta central ofrece numerosas opciones de alojamiento, por ejemplo, en Luční bouda que se encuentra muy cerca de la cima de la montaña Sněžka, o en Labská bouda.

La ruta Jizerská magistrála

Más de 180 km de senderos para esquí de fondo están disponibles en la ruta  Jizerská magistrála cerca de Liberec y a la vez es el lugar más visitado para practicar el esquí de fondo en la República Checa. Los puntos de inicio más famosos son, por ejemplo, Bedřichov, Jizerka o Smědava; existen también numerosas cabañas de montaña a lo largo del sendero que ofrecen alojamiento y un lugar de esparcimiento. Entre los establecimientos más atractivos destacan Prezidentská chata, Šámalova chata o Chata Smědava. Cada año se celebra aquí la carrera de gran prestigio Jizerská 50.

Boží Dar

La región de Boží Dar que se extiende cerca de Klínovec en Krušné hory ofrece más de 120 km de senderos acondicionados para practicar el esquí de fondo. Esta región es muy popular, puesto que aquí habitualmente cae nieve muy pronto y las condiciones para practicar esquí de fondo se mantienen ideales desde que empieza la temporada invernal. Lukáš Bauer, uno de los mejores competidores checos de carreras de toda la historia, hizo famosa esta región gracias a sus excelentes resultados deportivos.

La ruta Šumavská magistrála

La ruta de esquí Šumavská magistrála interconecta la región de Šumava desde Železná Ruda hasta  Lipno y tiene una longitud de 140 km; de ella se desprenden otros 400 km de rutas regionales acondicionadas para carreras. La ruta atraviesa también lugares muy bellos, tales como Modrava o Zadov, donde en el pasado entrenaba la mejor competidora checa de esquí de fondo Kateřina Neumannová. En Lipno puedes visitar, en invierno también, el sendero por los copos de los árboles, lo que será un entretenimiento agradable durante tu excursión en esquí de fondo. También puedes patinar  sobre la superficie helada de la represa Lipno.

La ruta Jesenická magistrála

En las montañas Jeseníky podrás practicar esquí de fondo sobre las crestas más típicas que ofrecen las vistas más encantadoras hacia el paisaje nevado de Jeseníky y su dominante Praděd. La ruta Jesenická magistrála mide 58 km y el punto de partida más conocido es Ramzovské sedlo. La ruta por las crestas es de cierta manera más complicada, no obstante, existen muchas cabañas de montaña por el camino donde podrás descansar y recuperar fuerzas. Muchas otras rutas acondicionadas con máquina se conectan a la ruta central.  

La ruta Beskydská magistrála

Las montañas Beskydy también tienen su ruta de esquí de fondo que interconecta las rutas acondicionadas de huella blanca precisamente en esta sierra de la República Checa. Las cimas más dominantes son  Lysá hora y Pustevny donde se celebra cada año el festival de estatuas de hielo y de nieve.  El proyecto de la ruta Beskydská magistrála ha sido creado como apoyo a los deportes invernales; no obstante, estos lugares se utilizan también en el verano, para el turismo en bicicleta o a pie.